miércoles, 6 de diciembre de 2017

Monasterio de San Saturnino - Medina del Campo

Se trata de uno de los monasterios más antiguos de Medina del Campo, fue fundado antes del 1178 (quizá en 1172) por un personaje de origen francés, Andrés Bocos, que trajo de su país de origen las reliquias de los santos Saturnino y Antonio. En la fundación participaron los premonstratenses de San Pelayo de Cerrato (Palencia). 
Durante algún tiempo fue un monasterio doble, con canónigos y canonesas, hasta que en 1233 se fundó el monasterio de Santa María de los Huertos, donde se trasladó la comunidad femenina. 
Nunca fue un casa muy importante y en 1521 un incendio la destruyó aunque mantuvo su actividad hasta el siglo XIX, sufriendo los efectos de la guerra de la Independencia y la exclaustración, en 1835. 
Actualmente sólo se conserva una parte del ábside.

(Monestirs)

Monasterio de Santa María de Buenafuente del Sistal

El monasterio de Santa María de Buenafuente del Sistal, de la Madre de Dios o simplemente monasterio de Buenafuente es un antiguo monasterio cisterciense de la Común Observancia, femenino, situado en la localidad de La Buenafuente del Sistal dentro del término municipal de Olmeda de Cobeta en la provincia española de Guadalajara. Se mantiene en activo con una comunidad poco numerosa de monjas que alcanzan edades muy avanzadas. Tras muchos años de letargo revivió a partir del año 1971 gracias al impulso y entusiasmo del nuevo capellán Ángel Moreno y gracias a algunas ayudas que vinieron del exterior. Es un centro renovado de espiritualidad.
La arquitectura del edificio es cisterciense, muy sobria. El conjunto está rodeado de árboles y vegetación, un paisaje propio del Alto Tajo. En su entorno se han ido construyendo una serie de casas de espiritualidad y recogimiento y de ayuda al necesitado.
En 1931 fue declarado Monumento Histórico-Artístico.

(Wikipedia)

Colegiata de Santa Cruz de Castañeda - Socobio

La Colegiata de Santa Cruz se encuentra ubicada en Socobio, lugar perteneciente al municipio de Castañeda, en la Comunidad Autónoma de Cantabria (España). Fue declarada Monumento Nacional el 7 de noviembre de 1930. Fue dedicada a Santa María de Tiermes

Historia
Santa Cruz de Castañeda surgió hacia el siglo X como un monasterio benedictino cluniacense. Posteriormente, en el siglo XII, tal como le sucedió al de Santa Juliana de Santillana del Mar, se convirtió en colegiata a cargo de un grupo de canónigos de la orden de San Agustín. Por estas fechas constituía un realengo cuyo señorío cedió Alfonso XI, ya en el siglo XIV, a su hijo don Tello para pasar de éste, por herencia, a la familia Manrique.
Del primitivo monasterio sólo se conserva la iglesia que se construyó en el siglo XII en estilo románico y cuyo aspecto ha sido alterado por añadidos y reformas.
La traza original era de una sola nave, transepto sobresaliente por ambos lados de la misma, tres ábsides escalonados -el central en la cabecera de la nave y los otros dos formando sendas capillas en el lado oriental del transepto- y una torre cuadrada adosada al ángulo que formaban el lienzo meridional de la nave y el occidental del transepto eminente por ese lado. Más tarde, ya en época barroca, se sustituyó el ábside del lado sur por una capilla que perteneció a don Juan de Frómista y una sacristía. La planta aún sufrió otras transformaciones con el aditamento a principios del siglo XIII de una nave secundaria al norte de la que ya existía, y otra nave transversal levantada en el siglo XVII.
Al exterior destaca, lógicamente, la torre por su altura y, casi en mayor medida, el voluminoso cimborrio algo más bajo que aquella pero de mayores proporciones en planta. Se estructura en dos cuerpos superpuestos, de los que el inferior es de sección cuadrada y el superior octogonal irregular por simple achaflanamiento de sus aristas. Este cimborrio conserva ventanas de varios estilos, incluso el mozárabe.
También la torre posee dos cuerpos, éstos de muy desigual altura, siendo el superior el más reducido. Va calado por una ventana geminada en cado uno de sus cuatro lados, cuyo parteluz está formado por un machón al que se adosa una columna rematada por un capitel figurativo.
En el imafronte de la nave principal se sitúa la gran portada a la que las ocho arquivoltas de medio punto que la forman le confieren un amplio abocinamiento. El dovelaje no presenta ornamentación alguna. Sólo el cimacio que corre sobre los capiteles y el guardapolvos del arco muestran relieves decorativos de palmetas. Los capiteles, bastante deteriorados, lucen figuras de animales reales o quiméricos. Existe una segunda portada practicada en el frente occidental de la nave izquierda cobijada por un soportal del siglo XVII. Se trata de un doble vano de arcos apuntados uno de los cuales ha sido parcialmente cegado.
El ábside central muestra en su lienzo interior una arquería de ocho arcos de medio punto y columnas rematadas por capiteles tallados que presentan variadas figuras humanas y de animales. En esta capilla se guarda un Cristo gótico del siglo XIV.

(Wikipedia) 

lunes, 27 de noviembre de 2017

Canónica de San Pedro de Loarre

Hay fuentes que sitúan la ocupación del lugar de Loarre desde época romana, o incluso de antes, pero no parecen suficientemente fiables. En época de la invasión islámica, el lugar no fue ocupado permanentemente, se encontraba en la línea fronteriza entre las tierras bajo dominio musulmán y las que quedaron bajo su influencia, pero que no se ocuparon de una manera estable.
Bajo el reinado de Sancho Garcés III, se conquistaron estas tierras, probablemente entre el 1016 y 1020, donde poco antes ya se había levantado una fortificación cristiana. Debió pasar por épocas de decadencia e incluso de una manera temporal una nueva ocupación islámica, aproximadamente entre los años 1064 y 1070.
En época de Sancho Ramírez de Aragón, con la recuperación definitiva del lugar, se hicieron importantes obras de construcción en el castillo, además de fundar una canónica agustiniana bajo la advocación de san Pedro. Este hecho habría de situarse cronológicamente hacia el 1070. El establecimiento monástico estaba relacionado con el de San Andrés de Fanlo. Su vida fue muy corta; los canónigos de Loarre y Fanlo participaron en la fundación de Montearagón (1097) donde se debieron de trasladar, y ya no se encuentra después mencionado como canónica.
El conjunto monumental de Loarre está formado por una serie compleja de edificios, básicamente levantados durante el siglo XI. Las construcciones más antiguas, en la parte superior del conjunto, estarían formadas por diferentes torres (entre las cuales la torre “de la Reina” y torre albarrana), murallas y una capilla.
Después el conjunto sería ampliado con una iglesia, bajo el reinado de Sancho Ramírez de Aragón, este interesante edificio se levanta sobre el antiguo camino de entrada al recinto superior. Eso dejó un paso con una escalinata de entrada debajo la iglesia, que da acceso a la cripta que está situada bajo el ábside de la iglesia. Además, se construyen otras estancias a su alrededor. Todo el conjunto quedó rodeado por un recinto amurallado, posiblemente del siglo XIII. 

(Monestirs)

viernes, 24 de noviembre de 2017

Monasterio De San Pedro - Besalú

El monasterio de San Pedro de Besalú está situado en el centro histórico de la población de Besalú en la comarca catalana de La Garrocha.

Historia
Fundado en el año 977 por el conde Besalú de Gerona Miró Bonfill, el cual lo puso bajo el patrocinio de la Santa Sede de Roma y consiguió el traslado de las reliquias de los santos Prim y Felicià. Dos años después, el papa Benedicto VII, por medio de una bula, concedía al monasterio el privilegio de poder elegir abad. Su consagración se llevó a cabo en el año 1003, gracias al conde Bernardo Tallaferro. Su máxima expansión fue durante los siglos XII y XIII, cuando pasó a formar parte del condado de Barcelona y es cuando fue objeto de una remodelación. Empezó su decadencia en el siglo XV por causa de la guerra de los Remensas, los terremotos y la lucha por las posesiones con el obispo de Gerona. Felipe II protegió al monasterio y por medio de una bula papal de 1597 quedaron unidos los monasterios de Sant Llorenç del Munt y el de San Quirico de Colera.
Durante la guerra civil española de 1936, sufrió un incendio perdiendo el mobiliario, parte de sus pinturas del siglo XVIII y algunas esculturas.

El edificio
La iglesia renovada en el año 1160 es de planta basilical con tres naves y un gran ábside central con deambulatorio. La nave central está cubierta con bóveda de cañón y las laterales con bóvedas de cuarto de círculo. El crucero tiene bóveda de medio punto y el ábside semicircular de cuarto de círculo.
En el exterior, el ábside tiene doble cubierta y en su filo decoradas con arcuaciones ciegas y un friso de dientes de sierra.
La fachada principal consta de un portal de arco de medio punto con linde y dos pequeñas columnas, situada sobre esta puerta hay una ventana con cuatro arquivoltas, labradas con motivos vegetales y geométricos, sostenidas por columnas con capiteles también esculpidos. En ambos lados de esta ventana hay unos leones con cara diablesca, uno pisando una serpiente y el otro un mono.

El deambulatorio
La girola o deambulatorio es el elemento más característico de este edificio. Consiste en ocho columnas en grupos de dos con los capiteles tallados, que están sosteniendo cinco arcos de medio punto sobre los que se asienta la bóveda del ábside. La temática de los capiteles es variada, desde hojas de acanto hasta representaciones humanas, en uno de ellos hay la representación de Herodes aconsejado por el diablo y en otro la matanza de los Inocentes.

(Wikipedia)

Monasterio de San Antonio el Real - Segovia


Orígenes del Monasterio
Situado en Segovia, junto al nacimiento del Acueducto, San Antonio El Real es un gran desconocido, una joya escondida que guarda una colección única de artesonados mudéjares, de lacería, en sus techos centenarios. El Rey Enrique IV de Castilla disponía desde príncipe de un palacio de recreo en lo que entonces eran las afueras de la ciudad de Segovia. Posteriormente, decidió fundar un convento de franciscanos bajo la advocación de San Antonio, y su hermana la reina Católica Isabel I convirtió en femenino el convento, dentro de las reformas realizadas en las órdenes religiosas bajo su reinado.

Historia del Monasterio
El lugar sorprende por la belleza de las composiciones de sus techumbres y las interesantes y valiosas obras de arte que se conservan a modo de museo, así como muchas curiosidades. El convento no ha sufrido en su larga historia ninguna agresión externa: ni incendios, ni guerras han cambiado su fisonomía. Incluso en años difíciles fue refugio para religiosas de otras comunidades amenazadas.

(Web oficial)


martes, 14 de noviembre de 2017

Convento de Santa Clara - Astudillo

La fundación del convento de clarisas se llevó a cabo gracias a la voluntad de María de Padilla, amante de Pedro I el Cruel. Esta mujer de familia noble era natural de Astudillo y por este motivo optó por realizar la fundación en esta población. En 1353 hizo las gestiones pertinentes ante las autoridades civiles y religiosas. Al año siguiente llegó la licencia del papa Inocencio VI y comenzaron las obras, la fundación se formalizó el año 1356. Además de esto, la fundadora dotó económicamente el establecimiento, con bienes y rentas, además el rey Pedro le concedió privilegios.
Tratándose de una fundación real (tenía el título de "Real Monasterio"), el establecimiento estuvo ocupado por monjas procedentes de la nobleza y familias castellanas de importancia. Tuvo una vida próspera durante siglos, aunque con episodios adversos, como una ocupación militar a mediados del siglo XVI. En el siglo XVII la comunidad limitó el número de monjas para poder garantizar su mantenimiento.
La desamortización de 1835 acabó con las rentas que percibía la comunidad para su sostenimiento. Las monjas no se vieron obligadas a abandonarlo, es más, entre 1868 y 1870 acogieron la comunidad de clarisas de Carrión de los Condes, y entre 1870 y 1872 la de Aguilar de Campoo. El monasterio ha sido restaurado, conserva la iglesia gótica y el palacio con elementos mudéjares.

(Monestirs)