viernes, 8 de mayo de 2015

Iglesia de San Esteban - Puy de Cinca

Puy de Cinca fue uno de los pueblos que se vieron afectados por la construcción del embalse de El Grado, está ubicado a orillas del mismo pantano sobre las faldas de la peña y monte de San Martín. Sus momentos de esplendor fueron los siglos XVI y XVII, por aquel entonces era el pueblo más grande e importante de la zona, por delante incluso de Secastilla.

La iglesia de San Esteban es un templo de orígenes románicos (siglo XIII), aunque sufrió gran cantidad de reformas posteriores, especialmente durante los siglos XVI y XVII. Originalmente tenía una sola nave, aunque en las sucesivas reformas posteriores se construyeron dos nuevas naves más, una a cada lado de la nave central. También se construyeron las capillas laterales y la torre.
En Febrero  de 2015, el campanario que en la foto aparece todavía erguido, aunque ya herido de muerte, se derrumbó arrastrando en su caída gran parte de lo que quedaba del templo.
Lo más curioso es que ha dejado ha dejado al descubierto la antigua cabecera románica, oculta hace varios siglos tras una falsa cabecera recta que la torre se ha llevado con ella.
Con el derrumbe de la torre campanario Puy de Cinca muere un poquito más todavía. La torre era el emblema, el orgullo de la gente del lugar; aguantando invierno tras invierno las nieves, las lluvias y los vientos. Hemos perdido el faro que nos guiaba cuando bajábamos por la zigzagueante pista desde la ermita de San Martín. Hemos perdido la referencia cuando desde la carretera que enlaza El Grado con Aínsa mirábamos al otro lado del pantano y veíamos la torre, y nos preguntábamos cuantos inviernos más aguantaría en pie. Hemos perdido otro trocito de la historia de esta bendita tierra.

(Cristián Laglera – Resumido)

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario