martes, 18 de agosto de 2015

Monasterio de Sant Joan de les Abadesses

El bello puente gótico del siglo XII se arquea sobre el río Ter y llega hasta esta sencilla población cuyo mayor atractivo es su monasterio.
Fundado en 885, fue un presente de Guifré, primer conde de Barcelona, a su hija, la primera abadesa. La austera iglesia no tiene más adorno que un soberbio calvario de madera, El descendimiento de la Cruz. Realizado en 1150, es de una impresionante modernidad; uno de los ladrones se quemó durante la guerra civil, pero fue reemplazado con una pericia increíble. El museo del monasterio contiene varios retablos barrocos y renacentistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario