Selección por provincias

LISTADO POR PROVINCIAS
A CORUÑA
ALAVA
ALBACETE
ALICANTE
ALMERIA
ASTURIAS
AVILA
BADAJOZ
BALEARES
BARCELONA
BURGOS
CACERES
CADIZ
CANTABRIA
CASTELLON
CEUTA
CIUDAD REAL
CORDOBA
CUENCA
GERONA
GRANADA
GUALAJARA
GUIPUZCOA
HUELVA
HUESCA
JAEN
LA RIOJA
LAS PALMAS
LEON
LERIDA
LUGO
MADRID
MALAGA
MELILLA
MURCIA
NAVARRA
ORENSE
PALENCIA
PONTEVEDRA
SALAMANCA
SEGOVIA
SEVILLA
SORIA
TARRAGONA
TENERIFE
TERUEL
TOLEDO
VALENCIA
VALLADOLID
VIZCAYA
ZAMORA
ZARAGOZA



viernes, 30 de diciembre de 2016

Monasterio de la Anunciación - La Rioja

Don Pedro Manso de Zúñiga, Obispo de la Diócesis de Calahorra y La Calzada fue el fundador de esta Abadía. Las monjas cistercienses que lo habitan proceden del Monasterio de Santa María de los Barrios en Abia de las Torres (Palencia), quienes se trasladaron a Santo Domingo de La Calzada en 1610, fecha en la que se inició la construcción del nuevo monasterio hasta que se concluyeron las obras en 1621. El monasterio dependió de la Abadía de las Huelgas de Burgos hasta la bula de Pío IX en 1873, fecha en la que quedó sometida a la jurisdicción del prelado de la diócesis riojana Calahorra y La Calzada. La iglesia del monasterio, obra clasicista de los arquitectos Matías de Asteazu y Pedro de la Mata, consta de una sola nave con forma de cruz latina, dividida en capillas por los contrafuertes laterales en donde se sitúan los retablos. En la capilla mayor se encuentra una magnífica muestra del barroco riojano, un retablo datado a mediados del siglo XVIII, en la hornacina central se sitúa la imagen de Nuestra Señora de la Anunciación. El sepulcro en alabastro del fundador, Don Pedro Manso de Zúñiga y sus dos sobrinos, también obispos, constituye uno de los elementos artísticos más interesantes de la iglesia, situado a la derecha del retablo mayor nos muestra las esculturas yacentes de los tres obispos ricamente labradas. El coro bajo situado a los pies de la iglesia ha servido de cementerio hasta 1960, donde reposan más de 200 monjas. Anexo a la iglesia está el claustro del siglo XVII destacando por su austeridad, en línea con la espiritualidad cisterciense. El monasterio dispone de un albergue gratuito para peregrinos situado en la antigua Casa del Capellán, edificio del siglo XVIII restaurado y acondicionado para compostelanos.
Desde su fundación está habitado por una comunidad de monjas cistercienses.

(La Rioja Turismo)

jueves, 29 de diciembre de 2016

Monasterio de Caaveiro

Cuando la precaria carreterilla de la fraga termina en el puente del río Eume hay que dejar los vehículos junto al río —el camino que sube al monasterio es ancho, pero arriba no hay espacio para aparcar— Después de un kilómetro de subida por el bosque aparece el campanario del cenobio del siglo XII, las escaleras de acceso, las ramas de los árboles abrazando las piedras, y sin saber por qué baja el tono de la voz, las palabras desaparecen y cada uno comienza a deambular entre las ruinas en un vagabundeo de sensaciones y miradas perdidas. Un curioso cordero con una cruz clavada en el lomo, una doble pila bautismal, ábsides románicos indicando la salida del sol, fosas abiertas en el altar, pasadizos subterráneos. El conjunto del monasterio es un entretenido cúmulo de descubrimientos de los misteriosos mensajes del arte románico que por fin han decidido restaurar para salvar el lugar de la ruina y la destrucción.
Siguiendo las marcas blancas y rojas del GR, el sendero lleva en pocos minutos a un puente medieval junto a un viejo molino.

(Juan José Alonso)

lunes, 26 de diciembre de 2016

Santa María la Real - Oviñana (Asturias)

La Iglesia Parroquial de Santa María la Real se encuentra ubicada en Oviñana, parroquia del concejo de Sobrescobio (Asturias), junto a la pequeña población de La Polina. Fue fundada a principios del siglo XV, reconstruida en 1561 bajo la dirección del arquitecto Fernando de Posada, y comenzó a usar el título de Real a partir de 1719. Entre 1729 y 1732 se hizo el retablo mayor a cargo del escultor Francisco de Rivera y en 1868 se construyó la Capilla de los Mártires y la espadaña. Fue derruida en 1934, durante la Revolución de Octubre y actualmente tan sólo se conservan sus ruinas.

(Donde duerme el olvido)

martes, 20 de diciembre de 2016

Iglesias mozárabes del Serrablo (Huesca)

Un conjunto de pequeñas iglesias se concentra a orillas del río Gállego, en la comarca oscense del Serrablo, muy cerca de Sabiñánigo. Durante mucho tiempo estuvieron abandonadas y desprotegidas, hasta que los expertos las dataron como la mejor muestra del arte mozárabe que había sobrevivido en las faldas de los Pirineos. Para otros podrían datarse como el primer románico aragonés. 
De todas ellas, seguramente, la más bonita sea la de San Pedro de Lárrade, con su planta de cruz latina y su elegante campanario. 
La de San Juan de Busa, que no tiene ni campanario ni ábside, es una de las más simbólicas, repleta de elementos decorativos mozárabes. 
También destacan las rosetas que adornan la fachada de la torre de San Bartolomé de Gavín.

(Sabores de mi región)

viernes, 16 de diciembre de 2016

San Pedro de Aibar - Navarra

Como caso curioso de acoplamiento de una gran nave románica con una monumental cabecera renacentista, la iglesia parroquial de Aibar deja la impresión de haber sido al paso de los siglos y de los estilos un lugar de calidad artística. Es una lástima que haya desaparecido gran parte de la obra románica, pero lo que nos queda de su gran nave, además de su originalidad arquitectónica, ofrece a nuestro examen una magnífica colección de capiteles, importante testimonio de la influencia de la escultura del camino de Santiago en Navarra.

(La España románica - Ediciones Encuentro)

Iglesia de San Benito el Real - Valladolid

La iglesia de San Benito el Real, de la orden benedictina, es uno de los templos más antiguos de Valladolid.
Fue erigida sobre el antiguo Alcázar Real y está realizada en estilo gótico; aunque la fachada en forma de torre pórtico es posterior: fue diseñada por Rodrigo Gil de Hontañón en 1569. Originalmente, esta torre poseía bastante más altura gracias a la existencia de otros dos cuerpos para el campanario, que se encontraban sobre los actuales, y que fueron derribados en el siglo XIX por amenazar ruina.

Historia
La iglesia fue edificada de 1499 a 1515, siguiendo planos de Juan de Arandia y García de Olave. Está totalmente edificada en piedra.
Se organiza mediante tres naves, que rematan en tres ábsides poligonales y no existe crucero. Las naves laterales son muy altas y su diferencia de altura con la central es escasa, por lo que podemos decir que esta iglesia sigue la tipología de iglesia-salón, muy difundida en la primera mitad del siglo XVI, creando edificios de una interesante y grandiosa espacialidad como el que nos ocupa.
La iluminación se resuelve a partir de grandes huecos, que se abren el la pared de la nave lateral del lado de la Epístola y en los ábsides. Originalmente, también existieron algunos huecos en la nave central, tapados a raíz de la elevación de los tejados hacia 1580. En el tramo de los pies se encuentra el coro alto, que abarca las tres naves de la iglesia.
Por el exterior, el edificio posee recios muros de piedra caliza (extraída de canteras cercanas a Valladolid, como Villanubla, Zaratán o Campaspero) y grandes ventanales que iluminan el espacioso interior. Las fachadas laterales se articulan mediante contrafuertes que contrarrestan los empujes de las bóvedas de crucería con terceletes con las que se cubre en el interior. Los pilares que dividen las naves son baquetonados. Puede observarse que los tramos más cercanos a la cabecera presentan capiteles y cornisas decorados, algo que desaparece en los tramos de los pies, más austeros. Esto puede ser debido a la búsqueda de un presupuesto más económico conforme avanzaban las obras, empezadas por la cabecera, a la usanza medieval.
Teniendo en cuenta que la orden benedictina tenía entonces mucho poder y siendo esta su casa principal en Castilla, la iglesia atesoraría obras de arte de gran calidad.

(Wikipedia)

martes, 13 de diciembre de 2016

Monasterio de La Concepción de la Virgen de Cambrón

El Monasterio de La Concepción de la Virgen de Cambrón, fue fundado por Pedro II de Aragón a unos cuatro kilómetros al suroeste de Sádaba, dándoles también el lugar de Cambrón con sus posesiones. Doña Osenda Romei es la primera abadesa, enviada con su hermana doña Gracia por el abad Enrico de Morimond (Francia).
Las monjas de esta Orden del Cister se asentaron en primera instancia en el monasterio de Santa María de Igualen, al norte de Jaca, en el valle de la Garcipollera, pero el clima frío de la zona hizo que bajaran hasta las templadas tierras meridionales de Sádaba, donde construyeron este monasterio en su finca de Cambrón, en terrenos donados por el rey aragonés Pedro II, y allí se trasladaron a principios del XIII.
Durante 25 años, desde 1448 hasta 1473 permaneció la comunidad fuera del monasterio, ubicándose en Santa María in Foris en Huesca capital.
En 1541 una epidemia diezmó la comunidad, murieron 25 monjas, entre ellas la abadesa, y sobrevivieron sólo 4 monjas. El arzobispo de Zaragoza, Don Hernando de Aragón, hijo del arzobispo Alonso de Aragón y nieto de Fernando el Católico, y quien antes fuese abad de Veruela rehizo el monasterio con monjas de Trasobares, reformando de modo notable el edificio.
Al poco de ser restaurado, entre las múltiples conclusiones del Concilio de Trento (1545-1563) una especificaba que las comunidades monásticas femeninas no podían hallarse en despoblados, fuera de las ciudades, por lo cual nuevamente Cambrón se vio abandonado al trasladarse sus moradoras al convento de Santa Lucía en Zaragoza.
El monasterio fue vendido por las monjas al Monasterio de Rueda en 1682, y posteriormente revendido a Domingo Navarro, vecino de Sádaba por cuatro mil libras jaquesas, en contra de la voluntad del Cister, que consiguió su retorno situándolo bajo la propiedad del Monasterio de la Oliva en 1724.
Luego, la desamortización de Mendizábal en 1836 lo volvió a colocar de nuevo en manos privadas de donde ya no ha retornado.
Hernando de Aragón, su protector, dejó su impronta en el mismo, y su escudo episcopal por doquier, tanto en piedra como en escayola.
Hoy es una propiedad particular dedicada a explotación agraria y ganadera. Los suelos están cubiertos de sirrio y gallinaza, y los vanos se han modificado para que no se escape el ganado. La nave central de la iglesia, construida en el siglo XI, se halla dividida en dos alturas para servir de, establos abajo y trastero arriba. Una de las dos capillas laterales se ha convertido en habitación y la otra en gallinero. Se pueden advertir los retratos al fresco de los treinta y ocho abades de Veruela, obra del taller de Jerónimo Cossida de mediados del siglo XVI.
El Monasterio de Cambrón está situado a unos 4 Km. al oeste de Sádaba, en la partida del Saso de Miraflores, y el acceso se realiza por caminos vecinales.

(Turismo de Zaragoza)

Convento de San Francisco - Guadalajara

La iglesia del Convento de San Francisco, destruida y reconstruida varias vecces, conserva un tesoro poco conocido pero de gran valor arquitectónico: bajo el ábside de estilo gótico, se oculta el panteón de la familia Mendoza, realizado a semejanza del Panteón de los Reyes de El Escorial. 
Gracias al empeño del Ayuntamiento y la financiación del programa económico "Uno por ciento cultural" se ha podido recuperar y abrir al público esta maravillosa obra patrimonio de todos. 

(Ayuntamiento de Guadalajara)

sábado, 10 de diciembre de 2016

Monasterio de San Isidro - Loriana (Badajoz)

Levantado en 1552 a instancia del franciscano fray Alonso de Manzanete. El lugar escogido, la dehesa de Loriana pertenecía al caballero Juan Velázquez Dávila, quien se ofreció a correr con los gastos de edificación del convento y la atención a los religiosos, siempre y cuando, la edificación fuera en esta dehesa de su propiedad. Fue construido sobre una antigua ermita templaria dedicada a San Isidro. En el año 1605 fue reformado, por la gran humedad que el había ante la proximidad del río, y reedificado en un lugar más seguro y alto. Realizado en mampostería, ladrillo y sillares. Como consecuencia de los daños sufridos durante la Guerra de la Independencia y de las desamortizaciones posteriores, fue abandonado definitivamente por los frailes en 1841.

Descripción:
Toda la obra, gira en torno al claustro central de reducidas proporciones y gran parquedad. Consiste en un pequeño recinto de 5×5 m. definido por ocho columnas graníticas de orden toscano, que sustentan los ocho arcos de medio punto –dos tan solo por lado- que forman la galería baja del patio. La alta queda compuesta por igual número de arcos, la mayoría hoy cegados. En el centro del patio perdura un pozo granítico de brocal cuadrado. Cuenta además con un piso superior donde se ubicaban las habitaciones de los Franciscanos hoy en total proceso de ruina. En su interior se describen también una zona de comedor, una bóveda de cañón en ladrillo, un patio interior, un coro en la iglesia y otras habitaciones más. Posee además en la cara sureste una serie de contrapuertas volantes arbotantes que le dan sujeción a la nave lateral. La iglesia, de reducidas dimensiones, está adosada al claustro. En torno al claustro, aparecen las demás dependencias del convento: refectorio, coro, sacristía, biblioteca, corredores y doce celdas.

Grado de protección:
Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento, con fecha 12 de noviembre de 2013.

Estado:
En total abandono, utilizándose su iglesia como almacén y establo para la guarda de ganado.

Carácter de riesgo:
Peligro de hundimientos y expolio

(Lista roja del Patrimonio)

Convento de San Francisco - Burgos

Historia:
Según la tradición, el convento de San Francisco de Burgos fue fundado por San Francisco de Asís en 1213, habiendo obtenido previamente la aprobación del rey Alfonso VIII de Castilla.
Desde finales del siglo XV, fue sede del Archivo de los Reyes Católicos. En 1836 fue desamortizado convirtiéndose en cuartel militar. Actualmente los restos del conjunto pertenecen al Ayuntamiento de Burgos tras la donación realizada por el Ministerio de Defensa en 1972.

 Descripción:
De estilo gótico, la iglesia del convento de San Francisco sigue el modelo de iglesia franciscana del siglo XIII, de tres naves y ábside poligonal.
Junto a la cabecera estaban situadas dos torres-campanario, que hoy en día no se conservan. Del resto de dependencias del convento tampoco se conservan restos, tan solo algunos paramentos.

Estado:
Ruina. Solo quedan unos mellados y ruinosos muros, con un arco moldurado, dos arco-solios, un rosetón con tracería hebraizante en estrella de seis puntas, dos óculos circulares sencillamente moldurados, un escudo y una lauda sepulcral con grafía romana.

 Carácter de riesgo:
Derrumbamiento y pérdida total de vestigios arquitectónicos. Presión urbanística y abandono social.

(Lista roja del Patrimonio)

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Monasterio de San Lorenzo de Carboeiro - Pontevedra

El monasterio de San Lorenzo de Carboeiro es un antiguo monasterio benedictino actualmente abandonado y en restauración situado a orillas del río Deza, en la parroquia de Santa María de Carboeiro, perteneciente a Silleda, provincia de Pontevedra, España. La iglesia es una de las obras arquitectónicas de estilo románico más destacadas de Galicia.
El cenobio fue fundado en el siglo X y vivió su mayor esplendor entre los siglos XI y XIII, para después perder gran parte de su influencia y su estatus abacial y quedar abandonado tras la desamortización de Mendizábal, en 1835. Durante la segunda mitad del siglo XX se han llevado a cabo diversos trabajos de restauración que han logrado conservar la arquitectura del templo y algunas de las dependencias monacales.

Historia
Según los documentos históricos, existía en el lugar una ermita propiedad de un tal «Egica», que fue comprada por los condes Gonzalo Betótez y su esposa la condesa Teresa Ériz, hija del conde de Lugo Ero Fernández, en el año 939, según la escritura de fundación del monasterio, actualmente perdida pero que conoció el padre Yepes, historiador del monasterio de San Martín Pinario.
Los condes financiaron la construcción de un cenobio, según las reglas de la época, del que fue primer abad un tal Félix y consagrado por el obispo de Lugo Ero y por el de Mondoñedo san Rosendo. La iglesia fue provista desde el comienzo con importantes reliquias, que propiciaron la llegada de peregrinos, de san Lorenzo, titular del monasterio, san Hipólito, san Pelayo, san Vicente, san Juan Bautista, san Juan evangelista, santo Tomás, san Pedro y san Martín de Porres, así como una espina de la corona de Cristo en la cruz.
Fallecido el conde, su viuda Teresa rogó al rey Ramiro I de Asturias que tomase Carboeiro bajo su protección, hecho que proveyó al monasterio de especiales privilegios de la Corona y la colocó bajo la jurisdicción directa de León durante su época de mayor prosperidad, desde el siglo X al XII, constituyéndose en abadía. Los herederos del condado, especialmente, Aragonta, hija de los fundadores y esposa del rey Ordoño II de León, siguieron defendiendo los derechos territoriales del monasterio sobre las tierras del Salnés.
En años posteriores se relajaron las costumbres del monasterio y, finalmente, el rey Bermudo II dispersó a la comunidad y llevó al lugar a dos presbíteros, Estrarico y Trasuario, para llevar allí una vida retirada según el estilo de san Benito de Nursia y la reforma de Benito de Aniano.1 Desde ese momento el cenobio fue uno de los más influyentes de Galicia, con dominios sobre varias poblaciones e importantes abades, entre los que destaca san Fragildo. En 1209, el abad Fernando inauguró la iglesia, en estilo románico de transición al gótico.
Desde el año 1267 se tienen pocas noticias sobre Carboeiro y hacia 1500, tras la reforma de las órdenes religiosas auspiciada por los Reyes Católicos y promulgada por los papas Inocencio VIII y Alejandro VI, San Lorenzo de Carboeiro pasó ser un priorato dependiente de la abadía San Martín Pinario, en Santiago de Compostela, junto al antiguo priorato de San Isidro de Montes, reedificado en 1155. Carboeiro se convierte en una granja habitada por dos monjes dedicados al control de la hacienda, el cobro de las rentas y la vida espiritual de los habitantes del entorno.
Tras la desamortización de Mendizábal, el monasterio pasó a ser propiedad particular, tiempo en el que se perdió la techumbre y sufrió diversos expolios, que provocaron su estado ruinoso en el siglo XX. Desde 1974 se han realizado diversos trabajos de restauración, que han permitido que sea visitable desde 2006 y que se realicen diversos talleres educativos.

(Wikipedia)

martes, 29 de noviembre de 2016

Santuario de San Roque - Beade (Orense)

En las afueras de Beade y muy próximo a Ribadavia, inmerso entre las suaves ondulaciones que cubre el rico viñedo de esta comarca, se halla situado el santuario de San Roque cuyo conjunto se recoge aquí como muestra representativa de estos focos de devoción popular, frecuentes en la tierra galaica, en la cornisa cantábrica y aún en toda la península.
El origen de este bello conjunto está relacionado con una iglesia o ermita románica de la cual aún se conservan restos en la cabecera de la actual unidos al cementerio. Su organización presenta dos focos principales: la iglesia y el calvario con sus respectivos espacios de expansión unidos por el Vía Crucis, un eje de 130x 15 m. al que se han añadido elementos y funciones muy distintas.
El foco de la iglesia comprende, además de la fábrica religiosa, una buena casa cural y el cementerio dispuesto a espaldas de la escena principal. Hacia ésta se dirige el frente del santuario, un ejemplar barroco con su atrio curvilíneo y su alta torre de reminiscencias compostelanas, También la zona del Calvario es obra realizada según las pautas del barroco gallego; su espacio se ordena con plataformas de distintos niveles: el principal, reservado a los fieles, es una amplia terraza de potentes piezas graníticas a la que se abre una modesta y popular ermita. Esta, y los muros perimetrales del lado opuesto, delimitan el desarrollo de los niveles superiores destinados al oficiante, al altar y al calvario cuyas tres cruces se recortan sobre un fondo de cielo, viñas y pinos. Su muro de poniente tiene la coronación rota en algunos puntos y la parte más avanzada de su escalonado parece que estuvo cubierta, como se deduce de la forma de hastial del muro de fondo v un pilar aislado sin otra función aparente.
La vía crucis tiene en el tramo de la iglesia un cierto aire de paseo urbano o de alameda exterior a una villa: ello le viene dado por las hileras de plátanos y el quiosco de la música que resultan unos elementos discordantes en la rusticidad del medio. Al contrario, el amplio espacio del Calvario deja clara su función como ámbito de concurridos oficios religiosos al aire libre.
Por agosto, cuando el húmedo calor del verano se refugia en este rincón del Ribero de Avia, el conjunto se puebla de tenderetes entoldados y atruena la música de los altavoces; la multitud, sudorosa y congestionada, baila, riega con el vino de la tierra el pulpo, la empanada de lamprea o quien sabe qué otro delicioso manjar, va de puesto en puesto o deambula contándose sus cosas mientras alguna pareja se refugia bajo los altos emparrados de alrededor.
Cuando todo está vacío de gentes y ruidos, de vez en vez, una aldeana vieja bisbisea oraciones de crucero a crucero o pasa la comitiva de un último viaje al cementerio acompasada al blando y lento caer del calabobos; los amplios y negros paraguas aldeanos dan la imagen de una lenta oruga que se desliza por el dramático paisaje de sarmientos retorcidos. Esta dualidad de lo lúdico y lo fúnebre, propia del sentir galaico, encuentra aquí un marco y significación claras y adecuadas.

(La plaza en la ciudad)

Convento de San Francisco - Castrojeriz (Burgos)

Inicialmente el convento de San Francisco estaba situado en un lugar apartado de la población, a levante, en el mismo lugar donde ahora está situado el convento de Santa Clara. 
El primer convento se habría fundado en 1315 y diez años después los frailes se trasladaron más cerca de la ciudad, junto a la muralla y del Camino de Santiago, que pasa por aquí. 
Una vez que los franciscanos lo dejaron, el lugar fue ocupado por el cementerio, hasta el 1889. Ahora está en ruinas.

(Monestirs)

sábado, 19 de noviembre de 2016

Monasterio de San Julián de Moraime - Muxía

Este conjunto monumental, situado en el municipio de Muxía, es una de las muestras más interesantes de la arquitectura románica de Galicia.
Formado por la iglesia, la casa rectoral y el camposanto, la historia del lugar se remonta al siglo XI. Hasta el año 1489, este centro benedictino dependía de la orden de San Martín Pinario de Santiago: la prueba del vínculo todavía es visible en el escudo con el árbol y las dos conchas que tiene la fachada principal de la iglesia. El templo está repleto de curiosos detalles arquitectónicos. Por ejemplo, su original atrio cubierto con escalinata hasta la puerta, la cual aparece flanqueada a cada lado por tres pares de estatuas-columnas que sostienen las arquivoltas decoradas. En la puerta lateral sur destaca la belleza de los capiteles y las escenas del tímpano en su parte exterior e interior. Dentro de la iglesia aún se pueden apreciar los restos de las pinturas que cubrían todo el lateral.

Convento Franciscano (Tamajon)

En junio de 1592 el Arzobispo de Toledo otorgó licencia y comenzó la construcción con piedras de la  cantera  de Tamajón.
Llegaron 24 frailes que vivieron en casas hasta principios del siglo XVII, cuando ocuparon el cenobio. Cien años después, las humedades aconsejaron construir una nueva iglesia  que fue financiada por Juan del Olmo. El traslado del Santísimo se celebró con gran boato en Septiembre de 1742 y acudieron el Duque del Infantado y otros nobles de la corte.
Tras la Guerra de la Independencia (1812) y  la destrucción del convento de Cogolludo, Tamajón quedó como cabeza rectora de la comarca.  El último documento que se conserva es de 1827, firmado por el abad  que da conformidad a una manda por 25 misas que dejo encargadas un vecino.  Fue abandonado en 1835, tras la Desamortización de Mendizábal.
Después ha sido utilizado como corral de ovejas, almacén, trastero,..; hoy esta en ruinas.

(Fotógrafos del olvido)

domingo, 30 de octubre de 2016

Convento de San Bernardino - Poza de la Sal

Se trata de un convento franciscano, dedicado a San Bernardino. Fundado a mediados del siglo XV, tuvo actividad hasta la desamortización. Actualmente en ruinas.

Situación:
Al norte de Poza de la Sal. Se puede ir desde Aguas Cándidas, por un desvío a la derecha de la carretera a Salas de Bureba, en unos 3 km. Actualmente (2011) no es accesible

(Monasterios de Castilla y León)

jueves, 27 de octubre de 2016

Monasterio de san Félix de Oca

A pie de monte, en un bello paraje, se localiza la villa de Villafranca Montes de Oca, parada fundamental en el Camino de Santiago para los peregrinos antes de enfrentarse a la dura travesía de los Montes de Oca. Al nordeste de la villa se alzan solitarias las ruinas del antiguo monasterio de San Félix de Oca. Su fundación debió ser muy antigua. La primera referencia documental data del año 863. En ella se afirma que San Félix de Oca fue engrandecido por el abad Severo y el conde Diego Rodríguez Porcelos, quien, según la tradición, fue enterrado entre sus muros.
En la alta y plena Edad Media el lugar se incluía en el alfoz de Oca, y como tal aparece en el Becerro Gótico de Cardeña del año 964. A partir del año 1049 perteneció al monasterio de San Millán de la Cogolla, apareciendo citado por primera vez en un documento apócrifo.
Los escasos restos del monasterio que aún se conservan son de clara cronología
prerrománica. Lo único que queda en pie es parte de la iglesia, en concreto un trozo de la cabecera de planta cuadrada, que se cubría con cúpula y a la que se accedía a través de un arco triunfal de herradura. Gracias a las excavaciones se sabe que el templo era de planta basilical y que sus cimientos eran de época visigoda.

(Tierras de Burgos)

miércoles, 26 de octubre de 2016

Monasterio de San Cristóbal - Ibeas de Juarros

En los últimos años del siglo XI, época en que se había impuesto la señorialización y es la nobleza la propietaria de la tierra, el mayor propietario en Ibeas era un noble de la corte del rey Alfonso VI, Alvar Díaz, quien fundó el Mº de San Cristóbal de Ibeas, el cual llegó a alcanzar un extraordinario poder económico y político (monasterio del que apenas quedan hoy algunas paredes junto al cementerio de San Millán).
Para el sostenimiento de la comunidad, el rey hace entrega al monasterio de la tercera parte del término que hoy coincidiría con el de San Millán de Juarros.
Tras esta decisión los vecinos de Ibeas que trabajaban en esas tierras, pasaban a ser vasallos y renteros del nuevo monasterio. Pero el detrimento de Ibeas iba en aumento, ya que lo primero que hizo el rey fue fomentar el poblamiento en las inmediaciones del Monasterio, así Ibeas iba quedando orillado, con un término reducido y de menor fertilidad. En esa delicada situación debió permanecer entre los siglos XIII y XIV.
Ahora bien, aquella mala situación pronto se vio superada. En el siglo XVI hay datos suficientes para pensar que Ibeas se recuperó como una villa próspera, coincidiendo con el reinado de los Reyes Católicos y durante el siglo XVI.
Algunos datos lo confirman:
En primer lugar, el aumento del número de habitantes: en 1587 se llega a alcanzar la importante cifra de 40 vecinos.
Otro dato significativo es el de la ampliación de las zonas de cultivo dentro de su término mediante nuevas roturaciones.
Abundantes conflictos con el abad de San Cristóbal, en los que Ibeas contó con la colaboración de sus otros socios, los miembros de la llamada Junta de Juarros.
Restos de algunas nobles casas, como las del antiguo hospital, levantadas junto a la iglesia, o la misma iglesia, sin duda reconstruida sobre otra anterior románica, con sus bellas trazas gótico-isabelinas y su elegante retablo mayor.
Aquel crecimiento del siglo XVI estuvo en estrecha relación con el auge de la ciudad de Burgos, a la que Ibeas podía suministrar productos alimenticios y textiles, y en relación con el comercio internacional de la lana, donde Ibeas, por su condición de encrucijada de caminos, ejerció un importante papel.
He aquí un amplio abanico de actividades (agricultura, ganadería, caza, pesca, artesanía y comercio), que permitieron a los vecinos de Ibeas vivir en el pasado con dignidad, en libertad y solidaridad vecinal.
Hoy, como ayer, la cercanía de la ciudad, del río y los caminos que atraviesan el municipio siguen construyendo sus más preciadas señas de identidad.

(Ayuntamiento de Ibeas de Juarros)

lunes, 24 de octubre de 2016

Ermita de Nuestra Señora de las Nieves (Porcieda)

En el pueblo deshabitado de Porcieda también se encuentra la pequeña ermita barroca de Nuestra Señora de las Nieves. Data de 1752 y sus muros son de mampostería, tiene cubierta de madera y el tejado es a tres aguas, siendo su planta rectangular. La entrada está en el hastial y en la cabecera hay una pequeña espadaña. 
En el interior hay un retablo moderno con una imagen de la Virgen con el niño Jesús de pie. Se celebra su fiesta el 5 de agosto.


(Wikipedia)

jueves, 20 de octubre de 2016

Monasterio de San Jerónimo de Guisando - El Tiemblo

El monasterio San Jerónimo de Guisando o monasterio de los Jerónimos de Guisando es un monasterio en ruinas de la Orden Jerónima situado dentro del municipio español de El Tiemblo, en la provincia de Ávila (comunidad autónoma de Castilla y León). El monasterio fue declarado (junto con jardines, ermita y cueva) bien de interés cultural el 5 de febrero de 1954 en la categoría de «sitio histórico».
El decreto de declaración como paraje pintoresco (antecedente de la figura de sitio histórico) de 1954 publicado en el Boletín Oficial del Estado y en el que también se incluye la declaración de los Toros de Guisando como parte del conjunto histórico, menciona el claustro de transición del gótico al Renacimiento, los muros de la Iglesia, los jardines, una ermita construida por el Marqués de Villena y unas cuevas supuestamente habitadas por unos monjes jerónimos antes de la construcción en 1375 del monasterio.
El origen del monasterio data de 1375, y fue construido al parecer sobre un territorio cedido por Juana Fernández, tutora de Leonor de Castilla, una hija de Enrique II. Durante el siglo XVI el complejo sufrió un incendio, posteriormente al cual se realizó una reconstrucción significativa del monasterio

(Wikipedia)

sábado, 15 de octubre de 2016

Monasterio de San Bartolomé de Lupiana

El monasterio de San Bartolomé de Lupiana es un monasterio jerónimo situado en la localidad alcarreña de Lupiana en la provincia castellana de Guadalajara (España). Fue en este monasterio donde se nació el germen de la Orden de San Jerónimo (O.S.H.). Su construcción como monasterio propiamente dicho comenzó en el año 1474 sobre una ermita ya existente dedicada a San Bartolomé, que databa de 1330.
Actualmente, está considerada como BIC (Bien de Interés Cultural) (fue declarado Monumento histórico-artistico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional mediante decreto de 3 de junio de 1931).

Historia del monasterio

Este monasterio es la casa madre de la Orden de San Jerónimo, fundado gracias a Pedro Fernández Pecha y Fernando Yáñez de Figueroa, regla que fue aprobada por Gregorio XI en 1373. A partir del siglo XVI el cargo de prior del Monasterio de Lupiana está aparejado con el cargo de Superior de la Orden y allí se celebraron los Capítulos Generales cada tres años.
El monasterio se sitúo en una de las laderas del valle del río Matayeguas, en unos terrenos donde había una ermita de San Bartolomé que fue construida por Diego Martínez de la Cámara, pariente de Pedro Fernández Pecha, uno de los fundadores de la Orden. Esta ermita primitiva funcionó como iglesia hasta que fue ampliada a finales del siglo XV y derribada en el siglo XVII para construir la actual iglesia. El monasterio contó con tres claustros, de los cuales han sobrevivido únicamente dos.
La comunidad sobrevivió a diversos avatares y no le afectó la invasión napoleónica. Sin embargo, su final se precipitó con la Desamortización de Mendizábal ya que el 8 de marzo de 1835 los monjes jerónimos abandonaron su monasterio y éste pasó a manos particulares y luego al Marqués de Barzanallana. En todo este periplo el monasterio prácticamente ha quedado en ruina y solamente se conserva el claustro de Covarrubias, los muros y fachada de la iglesia y algunas salas. Actualmente sirve como salón de bodas.

(Wikipedia)

lunes, 10 de octubre de 2016

Monasterio de Nª Sª de los Lirios - Alveinte

Pese a que a nuestros días sólo han llegado las ruinas de este recinto, merece la pena hablar de él y visitarlo pues es un bello e historiado rincón de la Sierra de la Demanda. 
Fue lugar de castigo y reflexión para aquellos monjes franciscanos que no habían observado con el debido rigor las normas de su Orden. Sufrió varios incendios a lo largo de la historia, alguno provocado por sus propios inquilinos, y sirvió de refugio a la Junta de Defensa en 1810 durante la Guerra de la Independencia. Ese mismo año fue saqueado e incendiado de nuevo por el ejército de Napoleón. 
El monasterio fue abandonado a mediados del siglo XIX tras la desamortización de Mendizábal. A principios del XX los muros fueron barrenados para utilizar su piedra en la construcción de una central eléctrica cercana. Famoso por la dureza de la vida que en él se hacía, ha perdurado un dicho: “Fraile, ¿qué hiciste que a Alveinte viniste?”. Situado a 5 km del pueblo, para llegar a Alveinte se sigue un camino forestal que brinda un agradable paseo.

(Agalsa)

lunes, 3 de octubre de 2016

Iglesia de San Martín de Artaiz

La iglesia de San Martín de Artaiz viene a estas paginas como una de las mas representativas entre las muchas bellas iglesias románicas de Navarra que se mueven en el área de lo rural. En la misma línea están por ejemplo las iglesias de Arce y Gazólaz, las ermitas de Echano y Catalain, Santa María del Campo de Navascués o San Jorge de Azuelo. Pero en Artaiz, dentro de una gran sencillez arquitectónica se dan ciertas notas preferentes de calidad y primor en la escultura.

(La España románica - Ediciones Encuentro)

domingo, 2 de octubre de 2016

Convento de la Concepción - Olmedo

Último de los cuatro conventos de la orden franciscana que perdió su función conventual, actualmente es sede el museo local de Semana Santa.
Fundado en 1516, conserva en su interior interesantes pinturas y esculturas tanto en la capilla como en la zona de clausura, también destaca una reja románica en forma de mariposa y un artesonado del Siglo XVI que cubre la nave de su iglesia.
En el exterior, un pórtico con los escudos de los fundadores y tres esculturas en piedra dan paso a la iglesia.

(Web de Turismo de la Villa de Olmedo)

domingo, 25 de septiembre de 2016

Monasterio de Cabeza de Alba - Toral de los Vados

El Monasterio de Cabeza de Alba (o de Sancta Maria de Capita Albae), según un manuscrito del siglo XVIII, proviene de un pequeño oratorio fundado en 1423 por eremitas Religiosos Terceros de San Francisco.
En 1441, el edifico existente se encuentra en estado ruinoso, siendo D. Pedro de Osorio, señor de Cabrera y Ribera, quien lleva a efecto su restauración en 1444, poniéndolo bajo la advocación de la Bienaventurada Beata Virgen María de Cabeza de Alba y pasando a ser un convento franciscano. En 1834, a causa del proceso desamortizador, los franciscanos se ven obligados a abandonar el Convento de Cabeza de Alba.

En la actualidad es una casa de labranza

(Henry Alvarez)

viernes, 23 de septiembre de 2016

Convento de San Bernardo - Alcalá de Henares

Una obra maestra del barroco español. Fundado por el cardenal arzobispo de Toledo don Bernardo de Sandoval y Rojas, esta antigua clausura cisterciense se mantuvo en la ciudad desde mediados del siglo XVII hasta el año 2000. 
Las trazas del conjunto monástico se deben al gran arquitecto Juan Gómez de Mora, que, a partir de propuestas del barroco italiano, nos propone un magnífico edificio que introduce en la arquitectura española propuestas completamente nuevas. 
La iglesia del monasterio es un magnífico ejemplo de planta central rodeada de tribunas. La relación entre el exterior y el interior del templo es un prototipo de juego teatral arquitectónico, que se ajusta a las ideas estéticas y artísticas de la época. Claustros, estancias, antiguas celdas y un museo de la clausura completan el conjunto. 

(Pinterest)

sábado, 17 de septiembre de 2016

Monasterio de San Miguel de Cruilles

San Miguel de Cruilles fue un monasterio benedictino, edificado a mediados del siglo XI. Se encuentra situado en la comarca del Bajo Ampurdán en Cataluña.

Historia
Documentado en el año 1057, en el que la condesa Ermessenda lo unió al monasterio piamontés de San Michele della Chiusa. Poseyó el monasterio de Sant Genís de Rocafort y la parroquia de Santa Eulalia de Cruilles desde el año 1144. Durante la guerra de los Remensas en 1485 fue saqueado. En el año 1592 cuando en el monasterio no quedaba nadie más que el prior y un monje, el papa Clemente VIII lo incorporó al monasterio de San Pedro de Galligans.

Arquitectura
Tiene planta basilical de tres naves, en la cabecera con tres ábsides semicirculares y con transepto. Las naves y el crucero tienen bóveda de cañón que se apoyan sobre pilares cruciformes y arcos de medio punto. En el transepto existe una cúpula semiesférica que en el exterior asoma como el cimborrio. Los ábsides tienen bóvedas de cuarto de esfera.
Se conservan restos de pintura de la mitad del siglo XII, en el ábside mayor, debajo de las ventanas absiales y en unas columnas entre las ventanas; en el muro izquierdo del cierre del crucero, también hay restos de pinturas murales que representan la traición de Judas, besando a Jesús. Estas pinturas se descubrieron en el año 1930, cuando se retiraba el retablo gótico de Lluís Borrassà para llevarlo al museo de Arte de Gerona.
En el exterior se puede ver la decoración lombarda; tiene una serie de arcuaciones ciegas que forman un friso en los laterales de la nave y en los ábsides se dividen en series dos arcos ciegos entre lesenas. Hay un campanario de torre cuadrada de los siglos XVI y XVII.
En el museo de Arte de Gerona se conservan algunas obras de San Miquel de Cruilles, siendo la principal una Majestad coronada del siglo XII.

(Wikipedia)

jueves, 15 de septiembre de 2016

Monasterio de Nostra Senyora dels Àngels d'Avinganyá

Cuando este territorio fue recuperado a los sarracenos (1149), el lugar de Vinganya, o Avinganya se convirtió propiedad de Pere de Bellvís. Este personaje cayó preso por los árabes y fue liberado gracias a la intervención de los trinitarios. En 1201 Pere de Bellvís, agradecido, hizo donación a los trinitarios representados por Joan de Mata de una torre islámica y su término, que se encontraba en el lugar de Avinganya, con el fin de que se estableciera un convento. En 1202 se obispo de Lleida consagró la iglesia conventual del que fue el primer establecimiento trinitario de la península.
La casa entró en crisis rápidamente y fue cedida a Constança de Montcada que hacia el 1250 estableció una comunidad trinitaria femenina, al tiempo que convertía el lugar en panteón de la familia Montcada y quedando bajo la protección de este linaje. La comunidad femenina también entró en decadencia y en 1529 volvió a ser un convento masculino, momento en que se llevaron a cabo importantes obras de mejora en el conjunto conventual.
Durante la Guerra de la Independencia el lugar fue saqueado y posteriormente se recuperó por un corto espacio de tiempo, ya que en 1835, con la desamortización pasó a manos particulares. El edificio quedó abandonado y fue víctima del expolio y destrozos. A finales del siglo XX comenzó su recuperación y restauración.

(Monestirs)

sábado, 10 de septiembre de 2016

Monasterio de San Bartolomé - Tosos

Historia:
Hay muy poca información sobre el origen de este edificio. Para unos es una iglesia, para otros una rectoría o un monasterio. Al parecer fue edificado durante el siglo XIII para albergar una comunidad de monjes del Císter. El documento más antiguo que lo cita es de de 1258. En dicha fecha Pedro Lúpiz hace donación de unas casas en el lugar de Alcanicillo en favor de la Iglesia de San Bartolomé de dicho pueblo, y hace la donación en manos del Obispo de Zaragoza. Dicho documento aparece reseñado en el libro “Cabreo del Archivo de la Dignidad Arzobispal de Zaragoza”, hecho en el año 1813 (folio 99). El templo, hoy en ruinas, formó parte de una construcción mayor, siendo probablemente la iglesia de un monasterio del que hoy se conservan escasos restos. La iglesia presenta estructura cisterciense, habiéndose comenzado a construir en mampostería y sillar para continuar en ladrillo a partir de la cabecera, siendo uno de los más tempranos monumentos aragoneses en los que se utilizó el ladrillo como material constructivo, suponiendo un punto de referencia para la posterior creación del arte mudéjar.
El monasterio se encuentra bajo las ruinas de un castillo.

Descripción:
El conjunto está compuesto por un patio con arcos ojivales y una iglesia con portada de arco de medio punto de ladrillo con capiteles de piedra adornados con rosetas flores de lis y águilas. Su iglesia conserva la cabecera con tres singulares ábsides cubiertos con crucerías, en los que se aprecian diferentes soluciones constructivas en piedra y ladrillo. La portada de los pies de la iglesia es abocinada en cinco arquivoltas de medio punto y toda ella de ladrillo. A excepción de este triple ábside, del muro de cierre y de la portada a los pies de la nave central, toda la iglesia se encuentra hundida. Hay un amplio espacio de edificaciones arruinadas que debe corresponder a las dependencias de los monjes.En la actualidad se conservan únicamente parte de la cabecera y del muro de los pies, donde se sitúa la portada.

Grado de protección:
Monumento histórico-artístico desde 1982. Bien Catalogado del Patrimonio Cultural de Aragón, por la Orden de 26-XI-2002

Estado:
En la actualidad se conservan únicamente parte de la cabecera y del muro de los pies, donde se sitúa la portada y restos de algunas dependencias. Valiosas ruinas en completa degradación por abandono. Sometidas a constante expolio.

Carácter de riesgo:
Pérdida progresiva de las ruinas. Expolio.

(Lista roja del patrimonio)

jueves, 8 de septiembre de 2016

Monasterio de San Blas - Villaviciosa de Tajuña

Lo fundó en 1347 el arzobispo de Toledo, y señor del lugar, don Gil de Albornoz, que primeramente aquí se construyó una casa de reposo y capilla aneja, y luego hizo fundación de convento, que en principio fue ocupado por canónigos regulares de San Agustín. El mal comportamiento e irregular vida de éstos, hizo que el arzobispo don Pedro Tenorio los expulsara, y colocara en su lugar una comunidad de monjes jerónimos, traídos de Lupiana, que se ocuparon de engrandecer y dar buen nombre a este monasterio de San Blas. Fue riquísimo en bienes materiales (dueño de gran parte del valle del Tajuña Cívica, Herreñuela, Covatillas, los Palacios; de copiosas rentas en Huete, Gajanejos, Trijueque, Muduex, Uceda, etc.; con grandes rebaños propios, etc.) y en bienes espirituales (grandes hombres de la Orden jerónima tuvieron aquí su residencia).
(Turismo Alcarria)

domingo, 4 de septiembre de 2016

Monasterio de Nuestra Señora de Prado - Valladolid

El Monasterio de Nuestra Señora de Prado es un antiguo complejo monacal ubicado junto al río Pisuerga, en la ciudad de Valladolid. Se encuentra cerca de las Cortes de Castilla y León, y actualmente alberga dependencias de la Junta.
Monasterio de la Orden de San Jerónimo, fue fundado en 1441 en la "iglesia y ermita" de Santa María de Prado", situada junto al Pisuerga, por una donación del abad de la Colegiata de Valladolid y con apoyo económico de Ruy González de Avellaneda y su esposa doña Isabel de Ávila. Contó con el patrocinio de numerosos nobles y monarcas, en especial de los Reyes Católicos.
El primer monasterio se construyó entre 1440 y 1443, de obra muy modesta. En 1480 la reina Isabel la Católica mandó hacer la iglesia.
En torno a 1481, por disposición de los Reyes Católicos, se autoriza a que en el Monasterio de Nuestra Señora de Prado se instale la Real Imprenta de Bulas, donde se imprimieron las "Bulas de Cruzada". De esta actividad tomó el nombre el Claustro de Bulas.
Hubo reformas en 1673 y 1726.
Desamortizado en 1821, se destinó a cárcel y psiquiátrico; luego empezó su ruina y deterioro, hasta su reconstrucción para ser utilizado por las consejerías de Educación y Cultura y Turismo por la Junta de Castilla y León.

Estilo
La fachada occidental subsiste tal y como fue reformada en 1673. Sobreviven además tres claustros (Claustro de Praves, Claustro de bulas y Claustro Martínez), sacristía, sala capitular, gran escalera y refectorio. Responde en sus características generales a la época de Felipe III, en que se renovó completamente en estilo clasicista. La portada del monasterio se construyó en 1726 por Fray Pedro Martínez, arquitecto benedictino. Es una fachada-retablo de tres cuerpos que van disminuyendo en altura, tratados con perspectiva fugada y un carácter escenográfico típico del Barroco.
El claustro principal es obra de Francisco de Praves (1605), cuadrado, con dos plantas, ambas con arquerías de medio punto y realizado en piedra, la baja de orden dórico con bóvedas de medio cañón, la alta de orden corintio con bóvedas de arista.
El Claustro de Bulas cuenta como particularidad en sus muros con un reloj de Sol y otro de Luna, lo que ha hecho que este claustro sea conocido también con el sobrenombre de "Claustro del Tiempo".

(Wikipedia)

lunes, 29 de agosto de 2016

Monasterio de San Antón - Castrojeriz

El primer monumento que se encuentran los peregrinos que recorren el Camino de Santiago al entrar a la villa de Castrojeriz son las ruinas del Hospital general de San Antón o San Antonio Abad.
San Antón fue palacio y Huerta del rey Pedro I de Castilla y posteriormente fue acogido por la orden de los antonianos, la cual fue disuelta a finales del siglo XVIII. El problema de la Desamortización del siglo XIX consagró su ruina definitiva.
Este monasterio estuvo bajo la protección real, da muestra de ello la existencia de escudos reales en el pórtico de la iglesia y en las claves de las bóvedas. Fue fundado por Alfonso VII en el año 1146 pero los restos que quedan de aquella impresionante construcción del siglo XIV.
El Camino de Santiago pasa por debajo de los dos arcos del pórtico elevado del s. XVI que protegía la entrada a la iglesia, ornamentada con una portada de arquivoltas, totalmente decoradas con esculturas en cada una de sus dovelas. Aún se pueden distinguir las dos alacenas que se practicaron en el pórtico para alimento de los peregrinos que llegaban a horas intempestivas. 
En la iglesia, que era de tres naves, se practicaba la cura del llamado "mal de fuego o fuego de San Antón", enfermedad muy extendida en la Edad Media, producida por comer cereales con cornezuelo, hongo desarrollado en el centeno.

domingo, 28 de agosto de 2016

Monasterio de La Salceda - Tendilla/Peñalver

Encontramos actualmente en ruinas el famoso Monasterio de La Salceda, construido en el siglo XVII. En pie conserva un torreón de mampostería, con nichos en su interior y sin cubierta. Presenta paredones aportillados. En la redonda cámara que fue relicario, vemos un pórtico de escaso valor artístico. Sólo queda el solar de lo que fue la iglesia y la copiosa biblioteca de impresos y códices.

(Guía Repsol)

sábado, 20 de agosto de 2016

Monasterio de Nuestra Señora de Gracia - San Martín del Castañar

El antiguo Monasterio de Nuestra Señora de Gracia, estaba dedicado a Santa María de Gracia,y sus restos se pueden encontrar al oeste de San Martín del Castañar a unos dos kilometros por la carretera que une El Casarito con San Martín del Castañar.
El convento fue fundado por el obispo de Salamanca; Sancho López de Castilla, en 1430, tras la predicación de la Moza Santa y con el consentieminto del cabildo de la catedral. Para fundar el monasterio fue necesario derribar una casa de campo, perteneciente al cabildo.
El monasterio fue habitado por la orden de Frailes Menores Franciscanos, en su interior albergaba diversas reliquias como la Santa Espina de la Corona del Salvador o un hueso de San Pablo. Pero la pertenencia más valiosa del monasterio fue la imagen, ya desaparecida, de Nuestra Señora de Gracia, cuya fama se estendió a toda la comarca por los milagros que se le atribuía. En su fundación se consagró su iglesia a a Virgen
En sus mejores momentos el monasterio disfrutó de donaciones de nobles e incluso reyes llegando a poseer una importante biblioteca y valiosas posesiones materiales. Tras la desamortización el monasterio pasó a manos privadas comenzando su abandono dejando solo en pie la fachada este y algunas dependencias interiores.
Su mal estado de conservación ha causado su inclusión en la Lista Roja de la asociación Hispana Nostra, como monumento en peligro de desaparecer. Sus muros estan agrietados, o en estado de ruina, mientras se amontonan los escombros en sus dependencias.

(Wikisalamanca)

jueves, 11 de agosto de 2016

Monasterio de San Facundo - Ribas do Miño

Escondido en el valle del Miño se localiza los restos de un antiguo monasterio de orígenes tardorománicos, en transición con el gótico. Es de destacar el paraje que rodea el monasterio, lleno de balcones para el cultivo de vid en todo la ladera del monte de A Trapa, donde se localiza la Ermita de Penaredonda. Según Ricardo López, la bóveda de la iglesia representa la primera manifestación del gótico en la península. Está constituída por seis arcos de piedra que convergen en una clave colocada a sólo 5,30 m de altura.

(Galicia Maxica)

lunes, 8 de agosto de 2016

Iglesia de Santa María de Eunate - Muruzábal

El mejor momento para descubrir una de las iglesias más bonitas y sugerentes del Camino de Santiago en Navarra, la de Nuestra Señora de Eunate (1170), sencilla, original y misteriosa es a la luz del crepúsculo o aprovechando el sutil color del amanece.
Es un armonioso edificio de estilo protogótico, quizás hospital de peregrinos, sepultura de difuntos, faro-guía para caminantes del Camino de Santiago, cuyo trazado discurre a su pie. El misterio no aclarado sobre su origen y su inquietante interior avivan el interés de este templo que hoy es lugar de culto cristiano y santuario telúrico para quienes buscan fuerzas esotéricas.
Se alza, solitaria, poco antes de llegar a Puente la Reina, en medio de un paisaje llano y abierto, que en verano toma el color de los girasoles. Su planta octogonal y el claustro que la circunda la hacen diferente a cualquier otro templo románico.
Es de planta octogonal, rodeada por claustro, y se completa con un ábside pentagonal, semicircular al interior. Va sostenido por columnas que se alinean bajo el alero en alternancia con los canecillos, configurados como cabezas humanas. En los paños resultantes, la pared se adorna con ventanas caladas y ciegas, y dos puertas (la de acceso por el norte, frente al Camino, más decorada que la de poniente).
Los nervios de la bóveda interior, que convergen en el centro, acusan la influencia arquitectónica musulmana, muy propia del sincretismo cultural jacobeo.
Su concepción espacial tan proporcionada es la misma de la iglesia del Santo Sepulcro de Torres del Rio, en el Camino de Santiago navarro, cerca de Viana. La imagen de la Virgen es reproducción de la antigua, desaparecida.
Su origen no está claro; algunos historiadores han barajado la posibilidad de que fuese obra de los templarios y hospital de la orden de San Juan, mientras que la tradición popular atribuye su construcción a una reina o señora, cuya sepultura yace bajo las piedras, para que fuese su capilla funeraria. El descubrimiento de enterramientos entre las columnas del claustro y los restos de una sepultura al pie de la puerta de entrada, entre los que apareció una concha de peregrino confirman que fue iglesia cementerial de peregrinos.
El conjunto de planta octogonal, como el Santo Sepulcro de Jerusalén y otras dos construcciones del Camino de Santiago, está circundado por una hermosa galería porticada de 33 arcos, con capiteles decorados. La armonía de la planta octogonal queda rota por el ábside pentagonal y una torrecilla de planta cuadrada adosada en el lado de la epístola. En los muros exteriores se alternan ventanas caladas y ciegas y dos puertas de acceso, la del norte frente al Camino, muy decorada, y otra más sencilla hacia poniente.

(Turismo.Navarra.Com)

jueves, 4 de agosto de 2016

Monasterio de Santa María de Toloño - Labastida

Santa María de Toloño, también conocido como Nuestra Señora de los Ángeles, fue un monasterio situado en la Sierra de Toloño cerca de Labastida, Álava (España), construido en el siglo IX por la Orden de San Jerónimo. Estos lo habitaron unos pocos años y posteriormente quedó a cargo de la hermandad de la Divisa, formada para administrarlo. Quedó destruido en la primera Guerra Carlista y de el quedan solo algunas paredes.

Historia
Fray José de Sigüenza recogía en su Historia de la Orden de San Jerónimo que en la Diócesis de Calahorra, en el lugar de Toloño, existía una ermita en la que vivían algunos ermitaños dedicados a la vida espiritual y penitente en lo más alto de la cumbre. Con la devoción hacia la orden de San Jerónimo que Juán de Guzmán, obispo de la diócesis, había mostrado con la fundación del monasterio de San Miguel del Monte junto al desfiladero de la Morcuera (municipio de Miranda de Ebro), quiso que ese lugar se sumase a la misma orden. La fecha no está clara.
La ermita fue asignada al monasterio de San Miguel del Monte, para que aumentase sus rentas y saliese de la pobreza. Después parecía que podía valerse por si sola y formar convento con las rentas que tenían y algunas que se esperaban, por lo que se solicitó confirmación al papa Benedicto XIII, poniéndose así en pie el monasterio con su prior y frailes.
Hacia 1403, por mandato del prelado de Calahorra, los monjes de San Miguel del Monte se hicieron cargo de la custodia de la ermita de Santa María de Ariceta o Aritzeta, en la -entonces aún inexistente- población riojana de San Asensio. En 1410, los religiosos, provistos de bula pontificia, realizaron un traslado: Aritzeta haría las funciones de monasterio y San Miguel serviría de granja y descanso. Así el Monasterio de Toloño sería guiado desde Aritzeta, donde en 1419 comenzó la construcción del Monasterio de Santa María de la Estrella, al que seguiría perteneciendo.
El monasterio se mantuvo algunos años padeciendo las adversas condiciones de ese lugar. La orden no les permitía pedir y tampoco podían recibir novicios, porque no había con que sustentarlos. No eran suficientes para guardar la forma de las ceremonias y mantener las costumbres, ni eran buenos granjeros. Todo ello les hizo caer en suma miseria. La congregación determinó dejar el lugar, para lo que dieron poder a los visitadores generales para que lo considerasen. En 1417 llegaron allí y lo vieron aun peor de lo que les habían dicho, por lo que dieron las gracias a los religiosos que tanto habían aguantado allí por su buen ejemplo y decidieron que les repartirían por otros monasterios de la orden.
La orden renunció en 1422 a todo lo que allí habían poseído y lo cedieron, junto con una granja que llamaban Erremelluri, al obispo de Calahorra Diego López de Zúñiga. Este lo aceptó y envió a Martín Fernández Bastida para que sirviese allí como capellán.
Poco después se formó la hermandad de la Divisa, compuesta por las villas de Peñacerrada, Labastida, Salinillas de Buradón, Ocio, Berganzo y el condado de Treviño, que se encargarían de su gobierno y administración, hasta que el monasterio quedó destruido por un incendio en 1835 durante la primera Guerra Carlista.

Descripción
La casa era bastante suntuosa, con iglesia, camarín y sacristía de buena arquitectura, su retablo mayor, los dos colaterales y otro del camarín eran de piedra blanca y de muy buena calidad. La hospedería contenía 22 aposentos, 5 cocinas, habitaciones separadas para un capellán, dos ermitaños y un criado, además de una sala bastante capaz para las juntas de la Divisa.

Romerías
Los pueblos de Álava y La Rioja, persuadidos de la milagrosa aparición de la Virgen y de sus muchos milagros concurrían al monasterio en romerías.

(Wikipedia)

miércoles, 3 de agosto de 2016

Monasterio de Puylampa de Sádaba

El monasterio de monjes hospitalarios de Puylampa de Sádaba, fue construido hacía el siglo XII.
Su nombre viene de su función de Podium Lampadíl, que significa lugar donde en alto se prendía fuego. El monasterio de Puylampa tenía esa función, el servir de guía a aquellos peregrinos que pasaban por esta zona, siguiendo una de las antiguas rutas que llevaban a Santiago de Compostela. Alli recibían cuidados y conseguían el descanso necesario para continuar el camino.
De lo que fuera el antiguo monasterio, no queda más que la iglesia, de planta basilical, realizada con gruesos muros de piedra sillar.
Posee ésta una portada elegante y bella, a base de arcos en degradación, sostenidos por columnas, que rematan en capiteles decorados con figuras geométricas y motivos vegetales.
Quedan restos de lo que hubiera sido la torre-antorcha, adosados a la fachada de la iglesia, aunque son sólo eso, restos que no permiten deducir su tipología.

(Turismo de Zaragoza)