sábado, 27 de febrero de 2016

Monasterio de Piedra - Nuévalos

En el año 1186 el castillo de Piedra fue entregado por Alfonso el Casto al monasterio de Poblet con la finalidad de fundar un monasterio cisterciense, la comunidad de monjes fundadores procedentes de Poblet se habría establecido inicialmente y por un corto espacio de tiempo en Peralejos (Teruel ), lugar que les había dado el mismo rey, después llegaron a Piedra. 
Además del castillo, el monarca dotó aquella nueva fundación con otros bienes y rentas. Aquella primera fundación efectuada desde Poblet no se materializó hasta el 1194 y el primer abad de Santa María de Piedra fue Gaufred de Rocabertí. Cuando llegaron a Piedra, los monjes se establecieron en el castillo y en 1218 ya se pudo efectuar el traslado al nuevo emplazamiento, bajo el abadiato de Fernando de Avero.
El monasterio continuó disfrutando de la generosidad de los monarcas, recibiendo donaciones y rentas de Pedro II y Jaime I, además de otras otras personalidades de la época, con el tiempo acumuló un amplio dominio patrimonial, extendido por la región. 
Su vinculación con Poblet se mantuvo hasta el 1617, incluso era necesaria la presencia del abad de la casa madre en la elección de sus propios abades.
La vida en el convento pasó por épocas de más o menos prosperidad según las diferentes situaciones de cada momento, sufrió una larga crisis en el siglo XIV y una recuperación en los siglos XVI y XVII, cuando se llevaron a cabo importantes obras de construcción en el recinto monástico. Durante la guerra de la Independencia el lugar fue habilitado como hospital militar, época en que ya sufrió una importante pérdida de bienes muebles y documentación. Los monjes regresaron en 1814, pero otra vez fue exclaustrado entre el 1820-23.
Mantuvo su actividad hasta el 1835; a raíz de la desamortización y exclaustración definitiva, perdió la biblioteca y casi la totalidad de su patrimonio mueble, otra parte se dispersó. En la Real Academia de la Historia se conserva el relicario del Sacro Dubio (1390), entregado a la Academia por el propietario del monasterio. 
El industrial Pablo Muntadas adquirió el lugar en 1840 y su hijo creó el parque cerca del monasterio, ahora el lugar se ha adaptado como establecimiento hotelero.



No hay comentarios:

Publicar un comentario