jueves, 21 de julio de 2016

Monasterio de San Adrián de Sásave - Borau

El monasterio de San Adrián de Sásave, fundado a finales del siglo IX, sirvió de sede al primer obispo del condado de Aragón y se encontraba en el Valle de Lubierre, en el actual municipio de Borau. Todo lo que queda en la actualidad es la iglesia románica de San Adrián de Sásave, originaria del siglo XII, puesto que del monasterio seguramente queden ruinas enterradas.
La iglesia formaba parte del antiguo monasterio, que fue el más importante del condado de Aragón en el siglo X y fue una de las sedes de los obispos de Aragón (en su etapa itinerante, sin sede episcopal única debido a las incursiones sarracenas del emirato primero y del califato de Córdoba después) hasta 1077, cuando los obispos se trasladaron definitivamente a Jaca. Aún existe una inscripción en la iglesia de San Adrián de Sásave que dice: "Aquí descansan tres obispos". El primero de esos obispos fue Ferriolo, intitulado obispo sisabensis, que fue consagrado por el obispo de Pamplona a principios del siglo X, cuando los condes de Aragón pasaron a ser los reyes de Pamplona de la Dinastía Jimena mediante un cambio de dinastía por vía matrimonial (junto con una ocupación militar navarra hasta el valle alto del río Gállego).
Después de estar sepultada durante varios siglos, los vecinos de Borau pidieron que se desenterrara la iglesia, pues estaba llena de aguas estancadas.
Se dice que los obispos de Huesca, en su huida de los musulmanes, se ocultaron en San Adrián de Sásave con el Santo Grial para protegerlo de los invasores. Después, el santo Cáliz pasaría por Jaca, San Juan de la Peña, la Aljafería, Barcelona, para acabar en la Catedral de Valencia.
La iglesia-ermita de San Adrián de Sásave tiene una nave rectangular con presbiterio y ábside semicircular con una vuelta de cuarto de esfera.

(Wikipedia)

No hay comentarios:

Publicar un comentario