domingo, 4 de septiembre de 2016

Monasterio de Nuestra Señora de Prado - Valladolid

El Monasterio de Nuestra Señora de Prado es un antiguo complejo monacal ubicado junto al río Pisuerga, en la ciudad de Valladolid. Se encuentra cerca de las Cortes de Castilla y León, y actualmente alberga dependencias de la Junta.
Monasterio de la Orden de San Jerónimo, fue fundado en 1441 en la "iglesia y ermita" de Santa María de Prado", situada junto al Pisuerga, por una donación del abad de la Colegiata de Valladolid y con apoyo económico de Ruy González de Avellaneda y su esposa doña Isabel de Ávila. Contó con el patrocinio de numerosos nobles y monarcas, en especial de los Reyes Católicos.
El primer monasterio se construyó entre 1440 y 1443, de obra muy modesta. En 1480 la reina Isabel la Católica mandó hacer la iglesia.
En torno a 1481, por disposición de los Reyes Católicos, se autoriza a que en el Monasterio de Nuestra Señora de Prado se instale la Real Imprenta de Bulas, donde se imprimieron las "Bulas de Cruzada". De esta actividad tomó el nombre el Claustro de Bulas.
Hubo reformas en 1673 y 1726.
Desamortizado en 1821, se destinó a cárcel y psiquiátrico; luego empezó su ruina y deterioro, hasta su reconstrucción para ser utilizado por las consejerías de Educación y Cultura y Turismo por la Junta de Castilla y León.

Estilo
La fachada occidental subsiste tal y como fue reformada en 1673. Sobreviven además tres claustros (Claustro de Praves, Claustro de bulas y Claustro Martínez), sacristía, sala capitular, gran escalera y refectorio. Responde en sus características generales a la época de Felipe III, en que se renovó completamente en estilo clasicista. La portada del monasterio se construyó en 1726 por Fray Pedro Martínez, arquitecto benedictino. Es una fachada-retablo de tres cuerpos que van disminuyendo en altura, tratados con perspectiva fugada y un carácter escenográfico típico del Barroco.
El claustro principal es obra de Francisco de Praves (1605), cuadrado, con dos plantas, ambas con arquerías de medio punto y realizado en piedra, la baja de orden dórico con bóvedas de medio cañón, la alta de orden corintio con bóvedas de arista.
El Claustro de Bulas cuenta como particularidad en sus muros con un reloj de Sol y otro de Luna, lo que ha hecho que este claustro sea conocido también con el sobrenombre de "Claustro del Tiempo".

(Wikipedia)

No hay comentarios:

Publicar un comentario