lunes, 10 de octubre de 2016

Monasterio de Nª Sª de los Lirios - Alveinte

Pese a que a nuestros días sólo han llegado las ruinas de este recinto, merece la pena hablar de él y visitarlo pues es un bello e historiado rincón de la Sierra de la Demanda. 
Fue lugar de castigo y reflexión para aquellos monjes franciscanos que no habían observado con el debido rigor las normas de su Orden. Sufrió varios incendios a lo largo de la historia, alguno provocado por sus propios inquilinos, y sirvió de refugio a la Junta de Defensa en 1810 durante la Guerra de la Independencia. Ese mismo año fue saqueado e incendiado de nuevo por el ejército de Napoleón. 
El monasterio fue abandonado a mediados del siglo XIX tras la desamortización de Mendizábal. A principios del XX los muros fueron barrenados para utilizar su piedra en la construcción de una central eléctrica cercana. Famoso por la dureza de la vida que en él se hacía, ha perdurado un dicho: “Fraile, ¿qué hiciste que a Alveinte viniste?”. Situado a 5 km del pueblo, para llegar a Alveinte se sigue un camino forestal que brinda un agradable paseo.

(Agalsa)

No hay comentarios:

Publicar un comentario