domingo, 17 de diciembre de 2017

Convento de la Encarnación - Huesca

Un céntimo. Esta es la cantidad que anualmente el Ayuntamiento de Huesca paga a las monjas carmelitas del convento de la Encarnación, conocidas como las Miguelas. Se trata de un pago simbólico por la cesión de parte de los terrenos del convento, que se sitúan en el exterior, para uso de la ciudad. Como marca la tradición, esta semana, coincidiendo con la festividad de San Miguel, el Consistorio oscense les ha entregado un céntimo de euro por el uso público de su plaza.
Las Carmelitas Calzadas ocupan este convento desde el siglo XVII. Sin embargo la historia del templo se remonta a la época medieval. En concreto, fue fundado en 1110 por el rey Alfonso I. Durante años se utilizó como leprosería, cementerio y lugar de reunión de la asamblea pública denominada “Concejo”. Fue en 1623 cuando tuvo lugar la bendición de la primera piedra del convento. Desde entonces, la vida conventual ha marcado el devenir de este complejo, que es Monumento Histórico-Artístico y Bien de Interés Cultural.
En 1983 las hermanas de esta congregación religiosa decidieron ceder la plaza que está junto al templo para que pudieran disfrutarla los ciudadanos. Aunque se trata de una propiedad privada del convento, el uso y disfrute es público, gracias al convenio que en su día firmaron las Carmelitas Calzadas con el Ayuntamiento de Huesca. Un «alquiler» por la que el Consistorio paga todos los años una cantidad simbólica. Este pago se realiza desde hace más de 30 años: al principio se entregaba una peseta y ahora un céntimo de euro.
No fue de lo único que se desprendieron las monjas. En su día también cedieron los alrededores de la plaza para construir la rotonda que regula el tráfico en el cruce de la Ronda Montearagón, la calle Joaquín Costa y la antigua carretera de Jaca. Una cesión que fue gratuita.
Desde entonces, en agradecimiento a su generosidad, el Ayuntamiento decidió instaurar esta tradición y que se ha mantenido con el paso de los años. 
Todas las pesetas y los céntimos que han recibido las Miguelas desde 1983 se han guardado en el archivo del convento junto a los contratos.

(ABC)

Convento de san Joaquín y santa Ana - Perales

Esta casa cisterciense tiene su origen en el monasterio de Santa María de Perales (Palencia), fundado hacia el 1160 y que luego pasó a depender de Las Huelgas (Burgos). A finales del siglo XVI la casa de Perales fue reformada, pasado a seguir la Regla de San Benito en sentido estricto y dejando de lado el relajamiento de las normas que se había ido generalizando poco a poco. Este cambio supuso tensiones en la propia casa, con monjas que se adhirieron y otros que no lo aceptaron. En 1594, una vez solucionados los inconvenientes y obtenidos los permisos, comenzaron a practicar la nueva observancia.
En aquella época la comunidad también se quiso establecer en un lugar más adecuado y tras varias gestiones, en 1595 se trasladó a la ciudad de Valladolid pese a la oposición inicial de algunos estamentos eclesiásticos de la ciudad contrarios a la llegada de una nueva comunidad. Una vez asentadas en la ciudad, cambiaron la advocación habitual en el Cister de Santa María por la de San Joaquín y Santa Ana. Inicialmente habrían adaptado la casa que recibieron en la fundación, pero poco después se levantaría un convento de nueva planta y finalmente Carlos III financió la construcción del edificio actual, del que se puso la primera piedra en 1781 y que fue inaugurado en 1787

(Monasterios)

Convento de san Clemente - Toledo

El convento de San Clemente, situado en la ciudad española de Toledo, es considerado como uno de los primeros monasterios toledanos fundado extramuros después de la Reconquista. Primero hubo un edificio extramuros en tiempos de Alfonso VI, y con Alfonso VII se fundó el actual y se trasladó al interior de la ciudad.

Historia y descripción
En un principio perteneció a la Orden de San Benito, difundida tras la reforma de Cluny, y la primera donación al convento fue hecha por el cluniacense Don Bernardo, primer arzobispo de Toledo. Después, en 1117, el convento adoptó la reforma del Císter y el papa Alejandro VII lo incorporó definitivamente en 1180 a esta orden.
El Convento de San Clemente es de grandes dimensiones y ocupa una manzana, por tanto, dentro de esta inmensa edificación, son muchas las partes arquitectónicas que lo componen, de varias épocas y estilos.
La iglesia, cuya cabecera fue trazada por Alonso de Covarrubias, es la única edificación ubicada fuera de clausura, con una sola nave dividida en dos tramos, con muros enlucidos y decorados con pinturas murales sobre pasajes evangélicos. Los soportes vienen constituidos por muros corridos sobre los que descargan arcos apuntados que engendran bóvedas de crucería estrelladas, tanto en los dos tramos como en la cabecera.
El coro se sitúa a los pies del templo y a su mismo nivel; tiene acceso por el muro opuesto al de comunicación con la iglesia por medio de un antecoro. Es una estancia rectangular de considerables proporciones, con muros corridos y enlucidos de los que surgen unas ménsulas sobre las que apoya un entablamento del que parten arcos apuntados que engendran bóvedas de crucería con nervios curvos y claves pinjantes.
La sala capitular es una estancia adosada al muro del evangelio de la iglesia, cuya cubierta es una techumbre plana de madera o alfarje. Tiene la parte baja de los muros mayores y en parte de los lados de la puerta del muro de entrada un banco corrido de azulejería, así como un sillón y el altar que preside la sala. La técnica que presentan es variada: de arista, de soga, etc., siendo decoración típica mudéjar.
El convento tiene, además, varios patios, entre los que destacan: uno llamado de las Procesiones, que es por donde se accede al coro, a la iglesia y a la sala capitular, compuesto por dos pisos; el inferior de columnas toscanas sobre zócalo de piedra elevado en las que apoyan arcos de medio punto moldurados, y el superior con el mismo tipo de columnas pero adinteladas. El otro patio es el del Refectorio, es obra del maestro José Ortega y más tardío que el anterior. Consta de un primer piso con arcos sobre columnas de piedra y un segundo arquitrabado; destaca la doble arquería situada en los lados este y oeste, que proporciona un juego de contraste de luces y sombras.
El convento posee dos portadas principales: una de acceso al convento y otra a la iglesia. La primera de ellas consta de un arco de medio punto enmarcado por columnas abalaustradas, dintel con decoración plateresca. La segunda portada es algo posterior a la primera y está formada por un cuerpo de vano adintelado entre dos columnas con capiteles jónicos y un escudo que lleva leones rampantes y castillo.

Mazapán
Según la tradición y los estudios históricos,​ el mazapán en su versión actual se inventó en este convento a principios del siglo XIII

(Wikipedia)


jueves, 14 de diciembre de 2017

Monasterio de Nª Sª de la Piedad - Casalarreina

Don Juan Fernández de Velasco, Obispo de Calahorra y la Calzada y más tarde de Palencia inicia la construcción del Monasterio siendo la Iglesia monasterial su Mausoleo.
Cuando muere Don Juan en el 1520, su hermano Don Iñigo Fernández de Velasco y de Mendoza tutela las obras del  Monasterio, Condestable de Castilla entre otros títulos es miembro de la regencia  junto al Cardenal Adriano de Utrech  que en 1522 lo inaugura como Papa electo con el nombre de Adriano VI, es el primer lugar de la península  consagrado por un Papa.
En el Monasterio se sitúan grandes maestros como Gil de Hontañon, Felipe de Bigarny, Juan de Rasines futuro maestro de obras de los Condestables, etc.  El Conjunto Monasterial, habitado por monjas Dominicas Contemplativas de Clausura desde su fundación, abarca 55.000 m² .Se inicia su construcción en 1514 y 10 años más tarde en 1524 se concluyen las obras, hay una gran unidad estilística, modelo reyes Católicos.
Dadas las características de la capilla mayor (una crucería trebolada compleja  plana) abundan los contrafuertes más que en cualquier otro monumento riojano. La nave responde al típico estilo Reyes Católicos. Es la iglesia mas cuidadosamente trazada en la región.
La portada principal es, sin, duda, la de mayor riqueza de la comarca, un retablo en piedra, albergando en su tímpano La Piedad en cuyo vértice la simbología de la Eucaristía el Pelicano. El conjunto de la portada es un monumento funerario a Cristo, expresado en el doble lenguaje teológico y alegórico-pagano poniendo en conciliación ambas doctrinas (característico del renacimiento neoplatónico), domina el tema “candelieri”.
En la contraportada además encontramos a Baco y a Hércules con sentido salvífico, pioneros en la salvación de las almas y en la resurrección tan utilizados en los sarcófagos romanos hasta el siglo III. Nos encontramos con  un Renacimiento Humanista, y  es del mas primitivo de España.

(La Rioja Turismo)

Monasterio de Samos

El Monasterio de Samos es, sin duda, uno de los más antiguos e importantes de los muy numerosos cenobios de tierras de Galicia.
Este monasterio de Lugo se encuentra en el pueblo de Samos, cabeza del municipio del mismo nombre. Esta tierra lucense es un lugar ideal para un monasterio de origen medieval pues se asienta en un valle estrecho, encajonado entre montañas. Además es lugar de paso del Camino de Santiago.
El monasterio de San Julián y Santa Basilisa de Samos (aunque se conoce más como simplemente Monasterio de San Julián de Samos) tiene origen altomedieval, concretamente de época del Reino Visigodo en el siglo VII, atribuyéndose su fundación a San Martín Dumiense y renovado por San Fructuoso.
Además hay una inscripción empotrada aparecida en el siglo XIII en la que el obispo de Lugo describe cómo bajo su mandato se restaura en el siglo VII el antiguo monasterio.
Los avatares, guerras y conflictos medievales afectaron en numerosas ocasiones al monasterio. Así debió ocurrir en el siglo VIII pues fue abandonado por los monjes durante la efímera dominación musulmana. Tras su retirada al sur, el cenobio fue nuevamente ocupado y reverdecida la vida monacal.
El Monasterio de Samos fue ocupado por mozárabes que venían huyendo de Al-Andalus en tiempos del rey Fruela I que les asignó un coto en estas tierras.
Precisamente el hijo de éste, el que sería el gran rey Alfonso II el Casto pasó de su infancia aquí, junto a su hermana Jimena, tras la muerte por asesinato de su padre, cuando su vida peligraba por las continuas conspiraciones aristocráticas del recién nacido Reino Astur.
Durante el siglo X, Samos sufre la momentánea expulsión de los monjes por parte del obispo lucense don Ero pero reverdece poco después y se convierte en un monasterio benedictino y recupera su auge en el XII bajo la reforma cluniacense.
No fueron los únicos percances del Monasterio de San Julián de Samos ya que en tiempos modernos sufrió varios incendios y la exclaustración de Mendizábal de 1835, aunque fue reocupado de nuevo por monjes a finales del siglo XIX.
El Monasterio de San Julián de Samos se convirtió en Sede de la Orden de monjes benedictinos a comienzos del siglo XIX.

Arquitectura
El conjunto monástico de San Julián de Samos procede de distintas épocas, aunque mayoritariamente abarca desde el Renacimiento hasta el Neoclasicismo. Todas las dependencias y su conjunto son de enormes proporciones y se aprecia que en sus promotores y sus arquitectos se buscó una grandiosidad al tiempo que contenida decoración que desembocase en contenida sobriedad.

La iglesia
La iglesia es del siglo XVIII, construida entre 1734 y 1748., que aunque barroca por época más bien parece neoclásica por las formas austeras y clasicistas que muestra. Tiene planta de cruz latina y tres naves. Las bóvedas son de medio cañón con casetones y los apoyos, arcos semicirculares sobre fuertes pilares con pilastras dóricas en sus caras. En le crucero se elevó una enorme cúpula semiesférica sobre pechinas con relieves de los doctores marianos benedictinos San Ruperto, San Bernardo, San Anselmo y San Ildefonso.
La barroca fachada también es una obra del siglo XVIII y a pesar de su buena articulación se aprecia algo rechoncha al estar inacabada, pues no se llegaron a construir las torres laterales.
La escalera de acceso recuerda a la del Obradoiro de la Catedral de Santiago. Por ella llegamos a la puerta propiamente dicha que es adintelada. Esta puerta se rodea de una fachada monumental dividida en dos cuerpos horizontalmente, siendo el inferior de doble altura que el superior, aunque reproducen aproximadamente la misma estructura vertical y ornamentación a base de columnas dóricas y anchísimas pilastras murales.
Si el piso inferior lleva como vanos la puerta de ingreso y dos ventanales, el superior se orada mediante un óculo circular y dos troneras para las campanas.

Los claustros
Pero si la iglesia provoca el interés por su monumentalidad, más aún lo tiene su pareja de claustros, el del Padre Feijoo y el de las Nereidas.
El Claustro grande o de Feijoo es el más grande de España con crujías de casi sesenta metros de longitud.
Fue construido en el siglo XVII, entre 1685 y 1689 en estilo herreriano. El alzado de las pandas se forma mediante tres pisos o niveles. El piso inferior muestra galerías abiertas al patio mediante arcos de medio punto (nueve por crujía) que apoyan en pilastras dóricas adosadas a machones que se decoran también con grandes pilastras que se vuelcan al interior. El segundo nivel sólo lleva ventanas rectangulares, mientras que el último es de atractivas formas al tener balaustradas y grupos de vanos ajimezados de arco carpanel con columna mainel central de capitel jónico.
En el centro de este claustro se yergue la enorme estatua del Padre Feijóo, obra de Francisco Asorey.
El segundo claustro es más antiguo. Se llama Claustro Pequeño o de las Nereidas. Su construcción data del siglo XVI avanzado (1539-1582) pero como es normal en la arquitectura gallega, su arcaísmo lo convierte en un monumento tardogótico. Su arquitecto fue Pedro Rodríguez, natural de Monforte. Tiene sencillas arquerías apuntadas. Las bóvedas son de crucería estrellada.
Posteriormente se construyeron dos pisos por encima.
Este claustro se llama de las Nereidas por la fuente central -originaria del siglo XVIII- cuya copa es sostenida por cuatro esculturas que representan a este ser mitológico.
No hay que dejar de visitar la encantadora y recoleta iglesia medieval de San Salvador de Samos de origen mozárabe (posiblemente del siglo IX). Tiene una única nave y remata en cabecera de testero plano.

(Arteguías )

Convento De San Pedro Regalado - Aguilera

No lejos de Aranda de Duero, en las afueras del pueblo de La Aguilera, se encuentra el Santuario de San Pedro Regalado. Antiguo monasterio franciscano, tiene su origen en una pequeña ermita donde, a principios del siglo XV, se retiró el monje Fray Pedro de Villacreces.
Convencido de la necesidad de una reforma profunda de la orden, Fray Pedro funda en el este lugar el monasterio de Domus Dei y desde aquí inicial el proceso hacia la recuperación de los valores primigenios de la congregación. Pronto la fama del maestro es superada por un discípulo, Pedro Regalado, que dedica su vida a la peregrinación adquiriendo fama de “milagrero”. El monje acaba siendo nombrado santo, patrón de Valladolid y cambiando el nombre del monasterio, en el que residirán sus restos.
La iglesia, originaria del siglo XV, tuvo que se ser reconstruida casi totalmente a principios del XVIII debido a un incendio. En el momento de realizar mi visita se encontraba en proceso de restauración y no era visitable. Me tuve por tanto que conformar con la vista de su elevado y característico chapitel barroco.
Si se tiene oportunidad de acceder a su interior se podrá ver la enorme cúpula que alberga el chapitel, así como otros elementos de interés: sargas, retablos y, especialmente, la capilla funeraria del Duque de Peñaranda, Juan de Zúñiga y Avellaneda. 
Lo que fuera el antiguo monasterio es hoy ocupado por la congregación femenina Iesu Communio, que además ha levantado, no sin cierta polémica, un edificio de factura moderna. 
 Esta orden de reciente creación, escindida de las clarisas, destaca por una sorprendente vitalidad (muy alejada de las de otras órdenes) y, para el visitante ocasional, por la fabricación y venta de repostería que ha adquirido cierta fama.

Monasterio de San Pedro de las Dueñas

El monasterio de San Pedro de las Dueñas es un monasterio de monjas benedictinas situado en la localidad española de San Pedro de las Dueñas (León), a la que da nombre y la cual se encuentra en la vega del Cea y a pocos kilómetros de Sahagún. Su fundación se remonta al siglo X, aunque el actual edificio del monasterio es del siglo XVIII. La primitiva iglesia aún se conserva, siendo la parte más valiosa artísticamente de todo el conjunto. Se trata de una edificación de estilo románico-mudéjar del siglo XII que se comenzó a construir en piedra y se terminó en ladrillo.
En 2015, en la aprobación por la Unesco de la ampliación del Camino de Santiago en España a «Caminos de Santiago de Compostela: Camino francés y Caminos del Norte de España», España envió como documentación un «Inventario Retrospectivo - Elementos Asociados» (Retrospective Inventory - Associated Components) en el que en el n.º 1435 figura el monasterio benedictino de San Pedro de las Dueñas.

Historia
Su historia arranca el año 973, cuando doña Salomona y una hermana edificaron un monasterio en el lugar de Villapedro, el cual vendieron al mayordomo de Ramiro III, quien lo puso bajo la dependencia del monasterio de Sahagún. Se hablaba entonces de "domnas Sancti Facundi".
El monasterio de San Pedro de las Dueñas gozó del aprecio de la realeza y la nobleza de la época, siendo incontables sus privilegios, como los otorgados por Alfonso VII en 1132, y posesiones de tierras y vasallos. Su nombre puede provenir también de la gran cantidad de damas de la nobleza castellana que tomaron allí los hábitos o ingresaron en él para su educación.
Se puede señalar la fecha de 1109 como el comienzo de las obras de la iglesia, bajo un experto arquitecto y siguiendo la norma de los primeros tramos del templo de San Isidoro de León, con la misma disposición de cabecera de tres ábsides y dos tramos de naves, con pilares principales y secundarios intercalados. A finales del siglo XII se cambió de plan sustituyendo los sillares por ladrillos en el resto de la edificación, según el modelo de San Tirso de Sahagún. Por entonces se hizo una nueva disposición del templo, tabicando los huecos de separación entre la nave central y la del Evangelio, dejando para las monjas la nave mayor y la del Sur, y para servicio parroquial la lateral del Norte, a la que se adosó un pórtico.
La iglesia sufrió importantes reformas en el siglo XVI. Se añadieron nervios de yeso a la capilla mayor, se tapó el ábside con un retablo y se encalaron las paredes. Hoy en día podemos ver el templo en su estado primitivo, con los sillares limpios y el ladrillo a la vista.

Descripción
La planta primitiva de la iglesia es de tres naves, teniendo la central el doble de anchura que las laterales, sin crucero, con cabecera de tres capillas de tramo recto y ábsides semicirculares. En el exterior, una torre cuadrada de ladrillo y con tres cuerpos emerge sobre el primer tramo de la nave central. El primer cuerpo es macizo, teniendo los dos restantes ventanas. En el segundo cuerpo éstas tienen un arco de herradura con un adorno de friso dentado sobre el mismo, y en el tercero se encuentran irregularmente distribuidas y adornadas. En el interior destacan los capiteles, con una labor escultórica de primera calidad de la misma escuela que los de la primera época de San Isidoro de León, siendo de especial mención el conocido popularmente como "de las siete monjas", y una imagen de Cristo crucificado atribuida a Gregorio Fernández.
En el alzado se diferencian la parte de sillería, de comienzos del siglo XII, y la de ladrillo, de finales de la misma centuria.

(Wikipedia)

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Monasterio de San Saturnino - Medina del Campo

Se trata de uno de los monasterios más antiguos de Medina del Campo, fue fundado antes del 1178 (quizá en 1172) por un personaje de origen francés, Andrés Bocos, que trajo de su país de origen las reliquias de los santos Saturnino y Antonio. En la fundación participaron los premonstratenses de San Pelayo de Cerrato (Palencia). 
Durante algún tiempo fue un monasterio doble, con canónigos y canonesas, hasta que en 1233 se fundó el monasterio de Santa María de los Huertos, donde se trasladó la comunidad femenina. 
Nunca fue un casa muy importante y en 1521 un incendio la destruyó aunque mantuvo su actividad hasta el siglo XIX, sufriendo los efectos de la guerra de la Independencia y la exclaustración, en 1835. 
Actualmente sólo se conserva una parte del ábside.

(Monestirs)

Monasterio de Santa María de Buenafuente del Sistal

El monasterio de Santa María de Buenafuente del Sistal, de la Madre de Dios o simplemente monasterio de Buenafuente es un antiguo monasterio cisterciense de la Común Observancia, femenino, situado en la localidad de La Buenafuente del Sistal dentro del término municipal de Olmeda de Cobeta en la provincia española de Guadalajara. Se mantiene en activo con una comunidad poco numerosa de monjas que alcanzan edades muy avanzadas. Tras muchos años de letargo revivió a partir del año 1971 gracias al impulso y entusiasmo del nuevo capellán Ángel Moreno y gracias a algunas ayudas que vinieron del exterior. Es un centro renovado de espiritualidad.
La arquitectura del edificio es cisterciense, muy sobria. El conjunto está rodeado de árboles y vegetación, un paisaje propio del Alto Tajo. En su entorno se han ido construyendo una serie de casas de espiritualidad y recogimiento y de ayuda al necesitado.
En 1931 fue declarado Monumento Histórico-Artístico.

(Wikipedia)

Colegiata de Santa Cruz de Castañeda - Socobio

La Colegiata de Santa Cruz se encuentra ubicada en Socobio, lugar perteneciente al municipio de Castañeda, en la Comunidad Autónoma de Cantabria (España). Fue declarada Monumento Nacional el 7 de noviembre de 1930. Fue dedicada a Santa María de Tiermes

Historia
Santa Cruz de Castañeda surgió hacia el siglo X como un monasterio benedictino cluniacense. Posteriormente, en el siglo XII, tal como le sucedió al de Santa Juliana de Santillana del Mar, se convirtió en colegiata a cargo de un grupo de canónigos de la orden de San Agustín. Por estas fechas constituía un realengo cuyo señorío cedió Alfonso XI, ya en el siglo XIV, a su hijo don Tello para pasar de éste, por herencia, a la familia Manrique.
Del primitivo monasterio sólo se conserva la iglesia que se construyó en el siglo XII en estilo románico y cuyo aspecto ha sido alterado por añadidos y reformas.
La traza original era de una sola nave, transepto sobresaliente por ambos lados de la misma, tres ábsides escalonados -el central en la cabecera de la nave y los otros dos formando sendas capillas en el lado oriental del transepto- y una torre cuadrada adosada al ángulo que formaban el lienzo meridional de la nave y el occidental del transepto eminente por ese lado. Más tarde, ya en época barroca, se sustituyó el ábside del lado sur por una capilla que perteneció a don Juan de Frómista y una sacristía. La planta aún sufrió otras transformaciones con el aditamento a principios del siglo XIII de una nave secundaria al norte de la que ya existía, y otra nave transversal levantada en el siglo XVII.
Al exterior destaca, lógicamente, la torre por su altura y, casi en mayor medida, el voluminoso cimborrio algo más bajo que aquella pero de mayores proporciones en planta. Se estructura en dos cuerpos superpuestos, de los que el inferior es de sección cuadrada y el superior octogonal irregular por simple achaflanamiento de sus aristas. Este cimborrio conserva ventanas de varios estilos, incluso el mozárabe.
También la torre posee dos cuerpos, éstos de muy desigual altura, siendo el superior el más reducido. Va calado por una ventana geminada en cado uno de sus cuatro lados, cuyo parteluz está formado por un machón al que se adosa una columna rematada por un capitel figurativo.
En el imafronte de la nave principal se sitúa la gran portada a la que las ocho arquivoltas de medio punto que la forman le confieren un amplio abocinamiento. El dovelaje no presenta ornamentación alguna. Sólo el cimacio que corre sobre los capiteles y el guardapolvos del arco muestran relieves decorativos de palmetas. Los capiteles, bastante deteriorados, lucen figuras de animales reales o quiméricos. Existe una segunda portada practicada en el frente occidental de la nave izquierda cobijada por un soportal del siglo XVII. Se trata de un doble vano de arcos apuntados uno de los cuales ha sido parcialmente cegado.
El ábside central muestra en su lienzo interior una arquería de ocho arcos de medio punto y columnas rematadas por capiteles tallados que presentan variadas figuras humanas y de animales. En esta capilla se guarda un Cristo gótico del siglo XIV.

(Wikipedia) 

lunes, 27 de noviembre de 2017

Canónica de San Pedro de Loarre

Hay fuentes que sitúan la ocupación del lugar de Loarre desde época romana, o incluso de antes, pero no parecen suficientemente fiables. En época de la invasión islámica, el lugar no fue ocupado permanentemente, se encontraba en la línea fronteriza entre las tierras bajo dominio musulmán y las que quedaron bajo su influencia, pero que no se ocuparon de una manera estable.
Bajo el reinado de Sancho Garcés III, se conquistaron estas tierras, probablemente entre el 1016 y 1020, donde poco antes ya se había levantado una fortificación cristiana. Debió pasar por épocas de decadencia e incluso de una manera temporal una nueva ocupación islámica, aproximadamente entre los años 1064 y 1070.
En época de Sancho Ramírez de Aragón, con la recuperación definitiva del lugar, se hicieron importantes obras de construcción en el castillo, además de fundar una canónica agustiniana bajo la advocación de san Pedro. Este hecho habría de situarse cronológicamente hacia el 1070. El establecimiento monástico estaba relacionado con el de San Andrés de Fanlo. Su vida fue muy corta; los canónigos de Loarre y Fanlo participaron en la fundación de Montearagón (1097) donde se debieron de trasladar, y ya no se encuentra después mencionado como canónica.
El conjunto monumental de Loarre está formado por una serie compleja de edificios, básicamente levantados durante el siglo XI. Las construcciones más antiguas, en la parte superior del conjunto, estarían formadas por diferentes torres (entre las cuales la torre “de la Reina” y torre albarrana), murallas y una capilla.
Después el conjunto sería ampliado con una iglesia, bajo el reinado de Sancho Ramírez de Aragón, este interesante edificio se levanta sobre el antiguo camino de entrada al recinto superior. Eso dejó un paso con una escalinata de entrada debajo la iglesia, que da acceso a la cripta que está situada bajo el ábside de la iglesia. Además, se construyen otras estancias a su alrededor. Todo el conjunto quedó rodeado por un recinto amurallado, posiblemente del siglo XIII. 

(Monestirs)

viernes, 24 de noviembre de 2017

Monasterio De San Pedro - Besalú

El monasterio de San Pedro de Besalú está situado en el centro histórico de la población de Besalú en la comarca catalana de La Garrocha.

Historia
Fundado en el año 977 por el conde Besalú de Gerona Miró Bonfill, el cual lo puso bajo el patrocinio de la Santa Sede de Roma y consiguió el traslado de las reliquias de los santos Prim y Felicià. Dos años después, el papa Benedicto VII, por medio de una bula, concedía al monasterio el privilegio de poder elegir abad. Su consagración se llevó a cabo en el año 1003, gracias al conde Bernardo Tallaferro. Su máxima expansión fue durante los siglos XII y XIII, cuando pasó a formar parte del condado de Barcelona y es cuando fue objeto de una remodelación. Empezó su decadencia en el siglo XV por causa de la guerra de los Remensas, los terremotos y la lucha por las posesiones con el obispo de Gerona. Felipe II protegió al monasterio y por medio de una bula papal de 1597 quedaron unidos los monasterios de Sant Llorenç del Munt y el de San Quirico de Colera.
Durante la guerra civil española de 1936, sufrió un incendio perdiendo el mobiliario, parte de sus pinturas del siglo XVIII y algunas esculturas.

El edificio
La iglesia renovada en el año 1160 es de planta basilical con tres naves y un gran ábside central con deambulatorio. La nave central está cubierta con bóveda de cañón y las laterales con bóvedas de cuarto de círculo. El crucero tiene bóveda de medio punto y el ábside semicircular de cuarto de círculo.
En el exterior, el ábside tiene doble cubierta y en su filo decoradas con arcuaciones ciegas y un friso de dientes de sierra.
La fachada principal consta de un portal de arco de medio punto con linde y dos pequeñas columnas, situada sobre esta puerta hay una ventana con cuatro arquivoltas, labradas con motivos vegetales y geométricos, sostenidas por columnas con capiteles también esculpidos. En ambos lados de esta ventana hay unos leones con cara diablesca, uno pisando una serpiente y el otro un mono.

El deambulatorio
La girola o deambulatorio es el elemento más característico de este edificio. Consiste en ocho columnas en grupos de dos con los capiteles tallados, que están sosteniendo cinco arcos de medio punto sobre los que se asienta la bóveda del ábside. La temática de los capiteles es variada, desde hojas de acanto hasta representaciones humanas, en uno de ellos hay la representación de Herodes aconsejado por el diablo y en otro la matanza de los Inocentes.

(Wikipedia)

Monasterio de San Antonio el Real - Segovia


Orígenes del Monasterio
Situado en Segovia, junto al nacimiento del Acueducto, San Antonio El Real es un gran desconocido, una joya escondida que guarda una colección única de artesonados mudéjares, de lacería, en sus techos centenarios. El Rey Enrique IV de Castilla disponía desde príncipe de un palacio de recreo en lo que entonces eran las afueras de la ciudad de Segovia. Posteriormente, decidió fundar un convento de franciscanos bajo la advocación de San Antonio, y su hermana la reina Católica Isabel I convirtió en femenino el convento, dentro de las reformas realizadas en las órdenes religiosas bajo su reinado.

Historia del Monasterio
El lugar sorprende por la belleza de las composiciones de sus techumbres y las interesantes y valiosas obras de arte que se conservan a modo de museo, así como muchas curiosidades. El convento no ha sufrido en su larga historia ninguna agresión externa: ni incendios, ni guerras han cambiado su fisonomía. Incluso en años difíciles fue refugio para religiosas de otras comunidades amenazadas.

(Web oficial)


martes, 14 de noviembre de 2017

Convento de Santa Clara - Astudillo

La fundación del convento de clarisas se llevó a cabo gracias a la voluntad de María de Padilla, amante de Pedro I el Cruel. Esta mujer de familia noble era natural de Astudillo y por este motivo optó por realizar la fundación en esta población. En 1353 hizo las gestiones pertinentes ante las autoridades civiles y religiosas. Al año siguiente llegó la licencia del papa Inocencio VI y comenzaron las obras, la fundación se formalizó el año 1356. Además de esto, la fundadora dotó económicamente el establecimiento, con bienes y rentas, además el rey Pedro le concedió privilegios.
Tratándose de una fundación real (tenía el título de "Real Monasterio"), el establecimiento estuvo ocupado por monjas procedentes de la nobleza y familias castellanas de importancia. Tuvo una vida próspera durante siglos, aunque con episodios adversos, como una ocupación militar a mediados del siglo XVI. En el siglo XVII la comunidad limitó el número de monjas para poder garantizar su mantenimiento.
La desamortización de 1835 acabó con las rentas que percibía la comunidad para su sostenimiento. Las monjas no se vieron obligadas a abandonarlo, es más, entre 1868 y 1870 acogieron la comunidad de clarisas de Carrión de los Condes, y entre 1870 y 1872 la de Aguilar de Campoo. El monasterio ha sido restaurado, conserva la iglesia gótica y el palacio con elementos mudéjares.

(Monestirs)

Santa María de la Victoria - Málaga

La Basílica, Real Santuario y Parroquia de Santa María de la Victoria y de la Merced es una de las principales iglesias de la ciudad de Málaga, destacando por albergar la imagen de Santa María de la Victoria, patrona de Málaga y de su Diócesis y por su impresionante cripta de los condes de Buenavista.

Características
Se encuentra en el lugar donde el rey Fernando el Católico tenía su campamento durante el asedio y toma de la ciudad en 1487, hasta ese momento puerto clave del reino nazarí de Granada. Se construyó para albergar la imagen de Santa María de la Victoria. Asimismo, es una iglesia con gran fervor cofrade debido a ser o a haber sido sede de diversas hermandades de la Semana Santa de Málaga, estando actualmente radicadas en ella las cofradías de la Humildad y el Amor. La Cofradía del Monte Calvario inicia su Estación de Penitencia del Viernes Santo desde dentro de esta iglesia, si bien su sede canónica se encuentra en la Ermita del Monte Calvario, que pertenece a la misma feligresía. En cuanto a hermandades de gloria, destaca la Real Hermandad de Santa María de la Victoria, a cuya imagen titular está consagrado el santuario.

Historia
Durante el sitio de la ciudad Fernando II de Aragón fue visitado por hermanos de la Orden de los Mínimos, que lo confortaron con el mensaje de San Francisco de Paula, su fundador, que le anunciaba una rápida victoria a ocurrir tres días después, como así fue.

Cripta.
Entregada a la ciudad la imagen de la Virgen del oratorio del rey como Patrona (a la imagen se le atribuía una intervención tan milagrosa como decisiva), se edificó en el mismo lugar del campamento una ermita custodiada por el ermitaño Bartolomé de Coloma. En 1493, la capilla pasa a manos de los Mínimos, quienes edifican junto a la misma un convento y una iglesia, de la que sólo quedan algunos restos en la actualidad. Esta fue la primera fundación de la orden en España.
La primitiva iglesia se construyó a principios del XVI y el estado en que se encontraba a fines del siglo XVII no soportaría la construcción de nuevos añadidos y ampliaciones, lo que aconsejó que se derribara y en su lugar se levantara otra de nueva planta, durando las obras desde 1693 hasta 1700, fecha en que se inaugura la nueva iglesia.Al principio, en la primitiva iglesia la Virgen recibía culto en la primera capilla del lado del Evangelio, hasta que en 1606 fue trasladada al altar mayor.
Desde el punto de vista arquitectónico, lo más destacado del conjunto es la torre camarín, uno de los primeros en construirse en España a semejanza del de Guadalupe o el de la Virgen de los Desamparados en Valencia.
Entre las obras escultóricas destacan la propia talla de Santa María de la Victoria, obra probablemente de un escultor alemán, ya que seguramente fue regalada a Fernando el Católico por el emperador Maximiliano I, padre de Felipe el Hermoso; el retablo de San Francisco de Paula, de Luis Ortiz de Vargas; la Virgen en Belén, de Jerónimo Gómez de Hermosilla, de la segunda mitad del siglo XVII; la Virgen de las Ánimas, de Juan Niño de Guevara; y sobre todas las citadas, una Dolorosa de Pedro de Mena.
A finales de la década de 1990, el Ayuntamiento reformó el entorno el edificio para ponerlo en valor. Para ello, numerosos edificios de la calle Fernando el Católico que estaban adosados a la antigua plaza fueron demolidos y sus terrenos, empleados para la ampliación de la plaza. La rampa de acceso al templo se transladó de la calle Compás de la Victoria al cruce de Fernando el Católico con Mitjana. La plaza, que quedó con la configuración actual, se inauguró en 1998.
El 20 de mayo de 2007 le fue concedido por el papa Benedicto XVI el título de Basílica Menor. Por lo que es el tercer templo malagueño en ostentar esta dignidad papal, tras la Catedral Basílica de la Encarnación de Málaga (1855) y la Basílica de la Esperanza (1998).

El panteón de los Condes de Buenavista
Decoración del panteón.
También destaca el panteón de los condes de Buenavista, uno de los más tétricos de España a consecuencia de su decoración de fondo negro sobre el que sobresalen esqueletos y figuras de la muerte en escayola blanca. Recuerda el conjunto a las danzas de la muerte medievales. Debe interpretarse como exposición del discurso barroco sobre la muerte.
Es bastante desconocido a pesar de que su valor arquitectónico y escultórico es incuestionable.
Tiene unas dimensiones de 8,5 metros de anchura y 3,3 metros de altura, de planta cuadrada y un soporte central de cuatro columnas. Las columnas expresan la relación entre lo terrenal y lo divino, llevando al difundo hasta el Paraíso.
Los nichos se encuentran separados por pilastras, con figuras adosadas destacando entre ellas la muerte en todas sus manifestaciones artísticas: esqueletos, calaveras y huesos. Este tipo de sepulcros contribuyen a resaltar el contraste vida-muerte y ofrecen un paralelo con los sepulcros franceses en los que se representa la persona viva y muerta, entendiéndose como símbolo de destrucción y muerte del cuerpo frente a la salvación del alma.

(Wikipedia)

viernes, 10 de noviembre de 2017

Monasterio de la Virgen del Milagro - Cocentaina

El Monasterio de la Virgen del Milagro de Cocentaina (Provincia de Alicante, España) ocupa parte del Palacio de los Condes, siendo, desde el punto de vista artístico, el Monasterio la parte más interesante. Se inició su construcción el 20 de septiembre de 1656 y el 20 de enero de 1670 era trasladada la Virgen del Milagro a su nuevo templo, por lo que se deduce que deberían estar terminadas las obras. La fachada se caracteriza por la total ausencia de decoración; una enorme portalada de medio punto da acceso al Monasterio.
En el interior del Monasterio existen varias obras de arte; de ellas merece especial mención el retablo gótico del S. XV de Santa Ana con María y el Niño. Un icono bizantino del S. XVI de la Virgen Hodigitria, así como el reclinatorio del Conde, entre otras más.
En el interior del Monasterio hay que destacar la colección de cuadros del pintor napolitano Paolo de Mattei donados por el Conde de Cocentaina D. Francisco de Benavides en 1697. Otro artista italiano, Antonio Aliprandi, es el autor de la decoración de la Capilla Mayor, obra escenográfica de estilo barroco decorativo que llevó a cabo entre 1704 y 1705.
También cabe destacar el zócalo de azulejos del S. XVII, el púlpito, la puerta de la sacristía, dos cuadros del camarín y una lápida de mármoles con inscripción de bronce al pie del altar, así como un escudo de los Condes de Cocentaina de estuco policromado ubicado sobre el arco del presbiterio; acompañan al escudo dos figuras alegóricas y querubines, pintados en el mismo arco.

(Wikipedia)

Santuario de la Virgen de la Cabeza - Andújar

La Basílica y Real Santuario de la Santísima Virgen de la Cabeza es un santuario ubicado en pleno Parque Natural de la Sierra de Andújar, en el paraje conocido coloquialmente como cerro del Cabezo, a 32 km al norte de la ciudad de Andújar (Jaén). Se trata del lugar en el cual se venera la imagen de la Virgen de la Cabeza, patrona de Andújar, por bula del Papa San Pío X el 18 de marzo de 1909, y de la Diócesis de Jaén, por bula del Papa Juan XXIII el 27 de noviembre de 1959.
El 25 de octubre de 2008, el Papa Benedicto XVI concedió al Santuario Indulgencias Plenarias, lo que fue el paso previo para el nombramiento de este como basílica menor, nombramiento que fue decretado por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, presidida por el cardenal prefecto Antonio Cañizares Llovera, el 21 de abril de 2010, siendo leído este decreto por el obispo Ramón del Hoyo López en la misa romera del 25 de abril. El 3 de julio de 2011 fue consagrado el nuevo altar de la basílica.

Historia
El Santuario se construyó finalmente entre 1287 y 1304 en el cerro de La Cabeza. Fuertemente reformado a finales del siglo XVI. Desde 1930 atienden el culto en el Santuario y mantienen durante todo el año la devoción a la Santísima Virgen María los trinitarios, que acompañan también a la imagen de la Virgen durante la procesión por las calzadas en la Romería del mes de abril. Es tradición que dos religiosos de esta Orden, subi
dos en las andas, junto a la imagen venerada de la Virgen de la Cabeza, acerquen a la misma objetos y niños para que reciban su bendición y protección.

Romería
No se conoce el inicio de la romería, posiblemente sería en el reinado de los Reyes Católicos (siglo XV). Hasta principio del siglo XVI, año 1505, no conocemos que la fiesta fuera el último fin de semana de abril. Es una de las romerías más antiguas de España.
Durante la Guerra Civil Española fue el refugio de 200 guardias civiles sublevados de la provincia, que se adhirieron al golpe de Estado de julio de 1936, de sus familias y de numerosos civiles que quedaron atrapados en su interior. 
Durante la Guerra Civil Española fue el refugio de 200 guardias civiles sublevados de la provincia, que se adhirieron al golpe de Estado de julio de 1936, de sus familias y de numerosos civiles que quedaron atrapados en su interior. 

(Wikipedia)

Convento de los Capuchinos - Tarragona

Los capuchinos llegaron a Tarragona gracias a la voluntad del obispo Joan Terés (1587-1603), que les cedió la iglesia de Sant Fructuós y también participó en los gastos para su adaptación como convento. Aquella antigua iglesia (ya se encuentra mencionada en el siglo XI) fue sede de una canónica por un corto espacio de tiempo y en el momento de la fundación era propiedad de la sede episcopal. La cesión de la iglesia se realizó en 1589 y, después de hacer algunas adaptaciones, ese mismo año llegaron los primeros capuchinos.
Como ocurría habitualmente en los conventos de esta orden, el edificio era de construcción muy simple y no reunía las condiciones necesarias, ya en 1617 y 1626 se vieron obligados a hacer obras de ampliación y mejora. 
Sin embargo, en el capítulo celebrado en 1639 se tomó la decisión de abandonar el convento y buscar un nuevo emplazamiento donde poder levantar una nueva casa de acuerdo con las exigencias de los tiempos. La nueva construcción no fue fácil, primero por la falta de autorización y después (en 1641) por la ocupación de la ciudad a causa de la guerra de los Segadores, que llevó la destrucción del convento viejo y también del poco que se había levantado del nuevo, cerca de la iglesia de Sant Miquel del Mar.
A raíz de quedarse sin techo, la comunidad se cobijó de forma provisional en el Hospicio de Niños Huérfanos y luego en una casa particular. Después de muchos tropiezos, los capuchinos consiguieron edificar un convento provisional en el nuevo emplazamiento y en 1662 se pudieron trasladar ahí. Continuó el proceso constructivo del nuevo convento, y la nueva iglesia, que fue dedicada a san Fructuoso y santa Tecla, se inauguró en el año 1670.
Debido a la ampliación del puerto, que tenía que llegar justo hasta el muro de cierre del convento capuchino, se causaron muchas molestias a los frailes, además del peligro que representaba la extracción de piedra, incluso en el mismo huerto del convento. Finalmente se ordenó el derribo del edificio (1800). En 1801 se instalaron de forma provisional en unos antiguos almacenes a la vez que se interesaban en levantar una nueva construcción en unos terrenos propiedad del señor de Castellarnau. Tras superar más obstáculos, en 1802 se puso la primera piedra del nuevo convento, dirigido por fray Jeroni de Vilabertran, y en 1805 ya se pudieron trasladar los frailes.
Durante la Guerra de la Independencia, el convento fue utilizado como hospital militar, hasta el 1809. En el mismo contexto, el lugar fue atacado en 1811 y resultó con daños. En cambio, y a diferencia con otros conventos, les afectó poco el Trienio Liberal, sólo vivió un episodio corto de exclaustración (en 1823). En 1835 los capuchinos se vieron obligados a abandonar el lugar debido a la desamortización y la iglesia quedó como parroquial bajo la advocación de Sant Joan.
La restauración de la vida capuchina en Tarragona se produjo en 1907, les fueron cedidos unos terrenos en la Rambla Nova mientras se alojaban de forma provisional en varios lugares de la ciudad. En 1929 comenzó la construcción del nuevo convento en la Rambla, que se pudo inaugurar parcialmente en 1931, estaba dedicado a San Antonio de Padua. La guerra civil truncó su actividad, el lugar fue incautado y la comunidad se dispersó al tiempo que supuso la muerte de algunos frailes. En 1939 regresaron y se edificó un nuevo convento sobre la inacabada construcción anterior donde mantuvieron una comunidad hasta el año 2007.

(Monasterios de Cataluña)

Iglesia de Nª Sª de la Concepción - Melilla

La Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción es la más antigua de Melilla; su construcción data de 1657, y fue construida sobre los cimientos de la Iglesia de San Miguel, que fue derribada en 1549.
De estilo románico alberga en su interior la talla del Cristo de la Vera Cruz que trajeron los primeros españoles a la ciudad. Hasta ahora ha estado regentada por los Padres Capuchinos que, debido a la escasez de vocaciones, se han marchado de nuestra ciudad, después de una presencia ininterrumpida en Melilla desde 1660.

(Info Turismo Melilla)

Iglesia de la Asunción - Ceuta

La catedral de Ceuta se encuentra situada en el espacio conocido desde época portuguesa como «La Ciudad», en un promontorio al sudeste de la zona interfosos y fue construida sobre una mezquita de la época de dominación árabe (711-1415). Durante el sitio de los 30 años fue hospital de sangre.
El testimonio de ocupación más antiguo se remonta al siglo VII a.C., momento en el que fueron construidas una serie de viviendas de planta ortogonal, con diverso grado de complejidad, organizadas en torno a una calle. Esta fase de ocupación viene a sustituir a otra anterior, mal conocida, caracterizada por la existencia de cabañas de planta oval y paredes de adobe.
Desde ese momento hasta nuestros días el lugar ha sido ocupado de manera continua.
Sobre una primitiva iglesia cristiana, que algunos investigadores han identificado con la construida en el siglo VI por el emperador Justiniano I, fue levantada la antigua Mezquita Mayor de Ceuta, obra arquitectónica de enorme riqueza a tenor de las descripciones conservadas, que sufrió diversas ampliaciones y de la que apenas nada se conserva.
Tras la conquista lusa de 1415 esta mezquita fue transformada en templo cristiano con las adaptaciones que fueron necesarias y de las que apenas contamos con noticias. El paso del tiempo y los daсos sufridos por las incidencias bélicas provocaron la ruina del edificio y la necesidad de levantar un nuevo templo proyectado a finales del siglo XVII por el arquitecto Juan de Ochoa. Su construcción se inicia en 1686 pero no fue consagrada hasta 1726 a la Asunción de Nuestra Señora, debido en buena medida a las dificultades sufridas a consecuencia del gran cerco a que fue sometida Ceuta en esos años.
El proyecto de Ochoa preveía la construcción de un templo de planta rectangular sin crucero, tres naves y testero plano. La cabecera se compartimentaba en tres espacios el mayor de los cuales albergaba la Capilla Mayor. A ambos lados se disponían la Capilla del Sacramento (Sagrario) y una tercera capilla suprimida a comienzos del siglo XIX a fin de destinar ese espacio a dependencias capitulares. El cuerpo de iglesia se estructuraba en cuatro espacios longitudinales divididos por pilares de sección cuadrangular que apeaban bóvedas de medio cañón. En el centro de la nave se situaba el coro que quedaba unido al presbiterio por un largo pasillo delimitado por una balaustrada de hierro.
Los cuatro pilares maestros, en forma de L, apean sendos arcos formeros sobre los que descansa la media naranja rematada en cupulón con linterna.
Originalmente las cubiertas formaban terrazas hasta que en 1763 se tejó la nave del Evangelio y dos años más tarde se hizo lo mismo con las dos restantes.
La catedral contaba con dos puertas exteriores, la principal a los pies con acceso desde la Plaza de Africa y una segunda desde la nave de la Epístola.
Las obras continúan incluso después de la consagración. El coro fue derribado en 1728 al considerarse demasiado grande para las necesidades del culto. En 1735, siguiendo trazas de Ochoa, es construido el Sagrario, de planta rectangular y bóveda de cañón con lunetos. A fines del siglo XVIII, durante el cerco de 1790-1791, cubiertas y vidrieras sufrieron importantes daños que precisaron costosas reposiciones. En 1828 se sustituyó el retablo mayor por un lienzo de la Asunción de la Virgen. A fines del siglo XIX la media naranja se desploma debiendo ser levantada de nueva planta a inicios del siglo XX.
La catedral, hoy día, es un inmueble de planta rectangular, con tres naves cuyo aspecto es consecuencia de la actuación que en 1954 y 1955 dirigieron los arquitectos Gaspar y José Blein. La cabecera con testero plano construida por Ochoa fue profundamente transformada construyéndose un nuevo presbiterio con coro a la romana y girola a la que abren capillas radiales, inspirado en la seo gaditana. Otra sustancial transformación supuso la construcción de la capilla del Sacramento (Sagrario) en el eje axial del templo, sobre el terreno ocupado por dependencias capitulares.
Las naves quedan delimitadas por pilares de sección cuadrada sobre los que se sitúan arcos de medio punto. A lo largo de la nave central se dispone un entablamento corrido y cornisa sobre el que se disponen las cubiertas de bóveda de cañón, con lunetos separados por fajones en la central y bóvedas de aristas en las laterales.
El crucero se cubre con media naranja, como ya ha sido dicho, apoyada sobre pechinas adornadas con medallones en relieve representando a los cuatro Evangelistas, obra de Bonifacio Lуpez Torvizco. Su intradós se divide por medio de gallones en los que se representan los Padres de la Iglesia, obra de José Martín Ocaсa.
La girola se divide en doce tramos, comunicados con la Capilla Mayor por medio de arcos de medio punto y dinteles. Alternan los tramos de planta cuadrada con los de planta triangular cubriéйndose todos con bóvedas de arista.
Su imafronte debe también su aspecto de estilo neoclásico a la reforma de mediados del siglo XX durante la que se sustituyó la torre mocha existente por dos torres campanarios que recuerdan las de la catedral de Cádiz, manteniéndose la portada labrada en serpentina verde local en el siglo XVII.
En el subsuelo del templo se encuentran varias sepulturas donde se hallan enterrados personajes de noble alcurnia entre los que cabe destacar varios de los obispos que han ocupado la sede de Ceuta.
Adosado a la catedral, existe un edificio con departamentos auxiliares que albergan la Vicaría, Secretaría, Archivo Diocesano, Librería y Museo Catedralicio y otras dependencias diocesanas, además de la residencia del obispo, alrededor de un pequeño patio triangular.
Destacan la Capilla del Santísimo con un retablo barroco y los frescos de Miguel Bernardini, además de tres grandes lienzos y la imagen de la Virgen Capitana de origen portugués (siglo XV).

(Pinterest)

lunes, 6 de noviembre de 2017

Convento de Santa Clara - Almería

La iglesia y el convento de Santa Clara de la ciudad española de Almería (Andalucía) comprenden un amplio rectángulo situado entre las calles de Jovellanos, Mariana, Marín y Plaza de la Constitución.
El templo, construido en el siglo XVIII, tiene planta de cruz latina con una sola nave y una cúpula sobre tambor octogonal en el crucero. Sus paramentos llevan pilastras de orden toscano, con fustes rehundidos y montados sobre pedestales, donde la parte inferior es lisa y la superior moldurada. El perímetro interior está rodeado por un entablamento, con un estrecho arquitrabe. A los pies, se sitúa el coro alto apoyado sobre dos arcos carpanales de rosca moldurada y clave decorada por una roseta. La cubierta de la iglesia se resuelve por medio de bóvedas de medio cañón con arcos fajones. En el crucero hay cuatro gruesos pilares achaflanados y recorridos por trilogías de pilastras, en donde apean cuatro arcos torales de medio punto, sobre los que reposa una cúpula sobre pechina. En la capilla mayor, de planta rectangular, se abre en el lado sur una portada adintelada que da acceso a la sacristía.
En el lado oriental se sitúa la fachada principal, de carácter sobrio y rematada por una moldurada cornisa, que sobre la nave, adopta una disposición trapezoidal muy abierta; la portada va montada sobre unas gradas, para salvar el desnivel del suelo, su vano aparece cubierto por un arco de medio punto, con la línea de imposta marcada y rosca moldurada; por encima corre un entablamento y sobre éste un frontón curvo y roto. El segundo cuerpo está constituido por un nicho central con venera que cierra un arco de medio punto.
En el lado meridional se encuentra la otra fachada visible del templo, rematada por una cornisa de similares características; en el muro sur del crucero se ubica la portada, algo más reducida y simple que la anterior, con vano de medio punto, de rosca estrecha y moldurada; la flanquean pilastras toscanas, montadas sobre plintos decorados con óvalos.

(Wikipedia)

Convento de la Encarnación - Albacete

El convento de Franciscanas de la Encarnación, también conocido como monasterio de la Encarnación, es un templo renacentista del siglo XV, declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de monumento, situado en la ciudad española de Albacete. Ha tenido numerosos usos a lo largo de la historia. Actualmente alberga la sede del Centro Cultural La Asunción, así como el Instituto de Estudios Albacetenses, la Biblioteca Tomás Navarro Tomás y el Real Conservatorio Profesional de Música y Danza de Albacete.

Historia
El templo fue fundado como beaterio a finales del siglo XV, convirtiéndose en monasterio de la Orden de las Terciarias Franciscanas de Clausura en 1532. Las Franciscanas permanecieron en el templo hasta el año 1843. Desde entonces ha tenido numerosos usos: Presidio Correccional (1843), Casa de Maternidad (desde 1844) o Iglesia de la Asunción (1959 -1972). Actualmente alberga el Centro Cultural La Asunción de la capital manchega, el Instituto de Estudios Albacetenses, la Bibliloteca Tomás Navarro Tomás, y el Real Conservatorio Profesional de Música y Danza de Albacete.1?5?

El templo
El templo, rectangular, de estilo renacentista y tradición mudéjar, tiene su interior distribuido mediante un patio con galerías rodeado con columnas adornadas con motivos jónicos y toscanos. El techo está cubierto por un artesonado con casetones octogonales.

(Wikipedia)

Iglesia de Carcelén - Albacete

La iglesia, reformada a finales del siglo XVIII, es una sobria construcción neoclásica y planta rectangular con tres naves separadas por pilares cuadrados. La nave central está dividida por cuatro arcos de medio punto a cada lado, que conducen a las capillas laterales. En su capilla mayor veremos una bonita escultura de San Andrés de los siglos XVI y XVII. También es interesante una pintura de la Virgen de la Dolorosa, datada entre los siglos XVII y XVIII. Respecto a la ermita, construida entre los siglos XVII y XVIII y de estilo barroco, destacar su planta de cruz latina, cúpula en el crucero y una larga nave principal de 5 tramos. Alberga una magnífica talla de Cristo Crucificado de proporciones esbeltas y cuidada anatomía, clavado con tres clavos sobre una cruz plana y al que se le han atribuido numerosos milagros.

ACCESO
Acceso libre, respetando los horarios de culto.

(Turismo de Albacete)