Selección por provincias

LISTADO POR PROVINCIAS
A CORUÑA
ALAVA
ALBACETE
ALICANTE
ALMERIA
ASTURIAS
AVILA
BADAJOZ
BALEARES
BARCELONA
BURGOS
CACERES
CADIZ
CANTABRIA
CASTELLON
CEUTA
CIUDAD REAL
CORDOBA
CUENCA
GERONA
GRANADA
GUALAJARA
GUIPUZCOA
HUELVA
HUESCA
JAEN
LA RIOJA
LAS PALMAS
LEON
LERIDA
LUGO
MADRID
MALAGA
MELILLA
MURCIA
NAVARRA
ORENSE
PALENCIA
PONTEVEDRA
SALAMANCA
SEGOVIA
SEVILLA
SORIA
TARRAGONA
TENERIFE
TERUEL
TOLEDO
VALENCIA
VALLADOLID
VIZCAYA
ZAMORA
ZARAGOZA



jueves, 30 de marzo de 2017

Monasterio de San Miguel - Támara de Campos

Según los documentos históricos, el monasterio de San Miguel existía ya en el siglo X. En el año 960 el conde Fernán González entregó a este monasterio el cuidado y jurisdicción del incipiente barrio de la Serna que iba formándose con residentes inmigrados. En el año 976 el conde Garcí Fernández lo entregó y anexionó al monasterio de Cardeña de Burgos.
La iglesia del monasterio fue parroquia a partir del Concilio de Trento. El templo que subsiste es gótico del siglo XV. Conserva todavía una torre medieval del siglo XII con huecos de arco románico para campanas. La entrada principal es a través de un arco apuntado con arquivoltas de molduras sencillas. Sobre su vértice descuella un escudo y más arriba se abre un hueco redondo a modo de rosetón muy simple.
En el interior se conservan restos de policromía en las claves de la bóveda y en las capillas laterales. El retablo no tiene mucha calidad artística. Tuvo un calvario del siglo XIII cuyas figuras de la Virgen y San Juan se encuentran en el museo Marés de Barcelona. El púlpito gótico se adorna con yeserías.

(Wikipedia)

viernes, 24 de marzo de 2017

Monasterio de San Juan de Montealegre - Villagatón

San Juan de Montealegre fue un monasterio situado dentro del término municipal de Villagatón, municipio de la Comarca de La Cepeda, León, Comunidad Autónoma de Castilla y León, España. Fue uno de los más de sesenta monasterios que formaron la Tebaida berciana.
Situado entre las localidades de Torre del Bierzo, La Silva y Montealegre, fue parroquia de este último y está dentro de la jurisdicción administrativa de este último pueblo.

Historia
Se encuentra situado a en la calzada romana de Vía Nova, albergó dentro de la iglesia dos miliarios de esta vía. Uno sosteniendo el púlpito y otro a un lado delaltar mayor.
Fundado, probablemente, en el siglo X, las primeras referencias de su existencia las encontramos en el Concilio de Irago, en el 946, en el que figura como asistente a dicho Concilio su abad, llamado Pimolo. En aquella época el Monasterio se llamaba San Martín de Montes. En el 1203, tras convertirse en hospicio de la Orden Hospitalaria su advocación se puso bajo San Juan añadiéndosele Montealegre por ser esta la parroquia del pueblo.
En el siglo XVI se construye la singular espadaña de la iglesia, de muros de más de tres metros de espesor.
Tras la Desamortización de Mendizábal, en el siglo XIX, comienza su decadencia que ha llevado hoy solo se conserven ruinas de la iglesia, que a principios de siglo se conservaba integra.

Descripción
Solo se conservan las ruinas de la iglesia. Dichas ruinas son románicas, excepto la espadaña del siglo XVI.
De su nave y crucero apenas se conservan más que marcas en el terreno.
Su cabecera la componen tres ábsides semicirculares al interior y al exterior, excepto el central que es poligonal al exterior y de mayor altura con una bella ventana conservada íntegramente. El izquierdo conserva en su bóveda pinturas murales con motivos geométricos.
Destacar los restos de la bella decoración ajedrezada, los arquitos murales con decoración de billetes, sus magníficos modillones y sillería con marcas de hasta seis canteros diferentes.
En su espadaña se conserva parte de la escalera de caracol que daba acceso a su parte superior.

(Wikipedia)

jueves, 16 de marzo de 2017

Monasterio de San Pedro de Tenorio - Pontevedra

Cuenta con una iglesia barroca de siglo XVIII, construida sobre otra anterior probablemente románica a juzgar por la estructura de la bóveda y la forma de algunas ventanas tapiadas. El Claustro del monasterio es del siglo XVI, tiene dos alturas y tres alas que recuerdan a las de Lérez. Probablemente la iglesia primitiva perteneciese al primitivo monasterio fundado por los benedictinos. Hoy no se conservan ni una ni el otro, sin embargo el conjunto es hermoso no solo por su arquitectura sino también por el plácido paraje en que esta ubicado.

(Galicia - El buen camino)

Monasterio de San Juan de las Abadesas - Gerona

El monasterio de San Juan de las Abadesas es un antiguo situado en la localidad de San Juan de las Abadesas en la comarca catalana de Ripollés
Fue el único monasterio femenino de Cataluña.

Historia
El monasterio, conocido en sus orígenes como San Juan de Ripoll o San Juan de Ter, fue fundado hacia el 885 por el conde Wifredo el Velloso y destinado a su hija Emma. Wifredo había hecho algo similar unos años antes al fundar el  Monasterio de Santa María de Ripoll que dejó en manos de su hijo Radulfo.
La iglesia del nuevo monasterio fue consagrada el 24 de junio del 887 por el obispo de Vich. Al ser Emma aún una niña, el cenobio quedó en manos de un grupo de presbíteros que se encargaron de organizar la comunidad y de cuidar de la pequeña. Al alcanzar la edad adulta, Emma se convirtió en la primera de las abadesas de San Juan.
Wifredo dotó al monasterio de numerosos bienes que se ampliaron gracias al empuje de la abadesa. Emma amplió los dominios de San Juan hasta el Berguedá o La Roca del Vallés.
Emma murió en el año 942 y fue sustituida por otra abadesa de la que no se conocen datos. En total el monasterio tuvo seis abadesas; a las dos antes citadas hay que añadir a Adalaisa, hija del conde Suñer de Barcelona, Ranlo, hija del conde de Ampurias Delá, Fredeburga, hija de Miró II de Cerdaña e Ingilberga, hija de Oliba Cabreta.
En el año 1017, Bernardo Tallaferro que quería anexionarse los territorios controlados por la abadía, consiguió que el Papa emitiera una bula que suprimía la comunidad de religiosas. El motivo aludido fue la supuesta vida díscola de la comunidad. Tras la disolución de la comunidad femenina, Bernard Tallaferro unió el monasterio al obispado de Besalú y colocó en él a una comunidad de frailes.
La emisión de esta bula dio origen a la leyenda catalana del Conde Arnau. Según esta leyenda, Arnau era un joven que pasaba los días seduciendo a las doncellas. Una de las mujeres que cayó en sus redes fue la abadesa de San Juan, a la que iba a visitar utilizando el túnel de una antigua mina que cruzaba las montañas. Al morir, el conde Arnau fue condenado por sus pecados a vagar eternamente, galopando sobre su caballo envuelto en llamas.
Entre 1083 y 1114 San Juan quedó anexionado al monasterio de San Víctor de Marsella que colocó de nuevo una comunidad femenina de origen griego. La intervención del Papa en el 1114 permitió a la comunidad de canónigos regresar a San Juan de forma definitiva. El monasterio fue secularizado en el1592 y se convirtió en una simple colegiata secular que se suprimió en el 1856.
Fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1931.

El edificio
En el siglo XII se construyó una nueva iglesia que es la que aún se puede ver en la actualidad. El terremoto de Cataluña de 1428 asoló la zona y destruyó el cimborrio, así como el campanario. También afectó gravemente a la iglesia que tuvo que ser ampliamente restaurada.
La iglesia de San Juan es de una única nave encabezada por un amplio transepto. En él se encuentran cinco ábsides decorados con arcos sobre columnas tanto por la parte interior como por la exterior. En su origen se encontraba situada en el centro del monasterio; por un lado se accedía al antiguo cenobio femenino y por otro al masculino.
En su interior se puede contemplar el retablo de la Virgen Blanca construido en el 1343 por artistas de Florencia, así como la capilla de los Dolores, de época barroca, en la que se encuentra una Piedad realizada por el escultor Josep Viladomat.
Destaca el conjunto escultórico del Descendimiento, tallado en el 1250 y considerado como una de las muestras más destacadas del románico catalán. Al retablo se le conoce también con el nombre del Santísimo Misterio ya que en1426 se encontraron unos restos incorruptos en el interior de un relicario escondido en la cabeza de Cristo. Hay que señalar la tumba de Miró de Tagamanent, muerto en San Juan el 12 de septiembre de 1161 y al que se veneró como beato en el monasterio.
Se conserva un pequeño claustro de estilo gótico, construido en el siglo XV, de dos pisos, conocido como de San Mateo, así como el antiguo palacio abacial también del siglo XV.

(Wikipedia)

Monasterio de San Leonardo - Salamanca

A poca distancia de la villa, en la vega del río Tormes, fundó Alfonso VII en el siglo XII el Monasterio de San Leonardo para los monjes Premostratenses, que tras abandonarlo en el siglo XV (1447) a instancias de don Gutierre Álvarez de Toledo –Arzobispo de Toledo y señor de la villa de Alba de Tormes- pasó a la orden de los Jerónimos.

(Villa de Alba de Tormes)

Catedral de la Manchuela

Iglesia de Nuestra Sra. de la Natividad. Popularmente conocida como "Catedral de La Manchuela"
La construcción de esta iglesia corresponde a varias épocas (siglos XVI, XVII y XVIII), debido a los diferentes conceptos arquitectónicos que se aprecian al estudiar su cabecera y la zona de las naves. El templo puede adscribirse al estilo Barroco, aunque la existencia de una bóveda nervada nos remite a una época anterior.
Lo más destacable de esta iglesia es un gran ábside ochavado que posee, inspirado en algunas obras del barroco andaluz. Llama también la atención el fuerte contraste existente entre la magnífica traza de este cuerpo y las naves, excesivamente reducidas en altura y longitud.
Su cabecera es de planta central, con bóveda de cuatro vanos cuadrilobulados, decorada con lunetos y apeada en pilastras, con capitel corintio y entablamiento; con nave principal y a ambos lados capillas laterales. La cubierta de esta nave central es estrellada en el primer tramo y de arista en los restantes que apean en medias columnas.
Las portadas presentan un barroco muy depurado, con elementos puristas. El frontón curvo partido con una ova supone el elemento que distorsiona el purismo del resto del conjunto. La torre se levanta con dos cuerpos rematados en pirámides y cubiertos en tejas dentro de un rico cuerpo volumétrico.
Entre las capillas laterales destaca una con un hermoso camarín ricamente pintado con frescos de simbología mariana del siglo XVIII. Y toda la ornamentación que cubre por completo la iglesia corresponde al gusto barroco. Otros elementos funcionales y de gran valor en la construcción del edificio son sus campanas, un valioso reloj, magnífica obra del siglo XVIII, sus pilas y sus rejas.
Esta iglesia es el resultado del aparejo de las fórmulas góticas con las barrocas, donde los arquitectos supieron concebir una fórmula de adaptación entre lo gótico y lo clásico, dando lugar a un templo de grandes dimensiones, que resultará una novedad por su empaque clásico.
El interior de la iglesia produce una fascinante impresión, una sorpresa constante, dadas las varias perspectivas que sus tres naves procuran. Y donde esta arquitectura sorprendente alcanza un "clímax" es en la gran cúpula, que se presiente al fondo de las perspectivas lejanas como mágica exaltación de la luz y el color.
En conjunto, este templo, desde lejos y en su proximidad, nos ofrece una extraordinaria y grandiosa visión, produciendo la impresión de que emerge, como una erupción volcánica sobre el cráter del caserío del pueblo, formando una montaña de lava atrayente y de elevada hermosura, conocida por el sobrenombre de la "Catedral de La Manchuela".

Monasterio de San Juan de Otero - Soria

Se ha considerado que la iglesia de San Bartolomé (Río Lobos Ucero) había sido la sede del convento y encomienda templaria San Juan de Otero, dentro de obispado de Osma. De esta encomienda templaria se tienen muy pocas noticias, Francisco de Rades la menciona en relación con un litigio entre las órdenes del Temple y Calatrava por la herencia de un caballero que había profesado como templario en el convento de San Juan de Otero y que luego había ingresado en el de Calatrava:
..."El dicho Convento de Sant Iuan del Otero, conforme a lo dicho, y a la opinion que ha venido de tiempo en tiempo, era tres leguas de la ciudad de Soria, en un cerro muy alto, llamado el Otero, dode al presente ay una Hermita llamada Sant Iuan, con cimientos y otras señales de grandes edificios"...
Por otra parte, una vez ya se había suprimido la orden de Temple (1312), sus bienes, entre los que se menciona la ermita de San Bartolomé (en Ucero), pasaron a la canónica de la catedral de Osma y ésta organizó la Abadía de San Bartolomé que se encuentra mencionada desde el 1477. Cuando el obispo de Osma Alonso Enríquez (1506-1523) reorganizó la colegiata canonical de la catedral, potenció la figura de aquella Abadía de San Bartolomé, integrada por canónigos seculares.
Gonzalo Martínez defiende que el convento de San Juan de Otero se encontraba, efectivamente, cerca de Soria y no en San Bartolomé, razonamiento avalado por la diferente titularidad y también por el topónimo de otero que se contradice con la situación de la iglesia de San Bartolomé, al fondo de un valle. Quizás la ermita de San Bartolomé era sólo una posesión de San Juan de Otero. El convento habría estado ubicado en una colina aún llamada de San Juan, en el término de Peroniel del Campo (Almenar de Soria), al este de la capital.

(Monestirs)

Monasterio de San Juan de Ortega

Juan de Velázquez, religioso que pasó a la historia como San Juan de Ortega, nació en el pueblo burgalés de Quintanaortuño en el año 1080. Se entregó plenamente durante su vida a la tarea de ayudar a los peregrinos con la construcción de calzadas y puentes, pero su gran obra la fijó en los Montes de Oca con la construcción de una Iglesia dedicada a San Nicolás de Bari y un pequeño Monasterio. El Santo falleció el 2 de junio año 1163 y su obra no terminó con su muerte, sino que continuó durante años para poder consolidar un complejo monacal con el que hoy nos encontramos.
El Monasterio de San Juan de Ortega se configura con la Iglesia Monacal, Capilla de San Nicolás de Bari o Capilla del Santo, Claustro de los Jerónimos y Refugio de Peregrinos en el cual encontramos un pequeño claustrillo de piedra rojiza.

(Wikipedia)

sábado, 11 de marzo de 2017

Monasterio de Urdaspal

Acogió al monasterio benedictino de Urdaspal, que fue visitado a mediados del siglo IX por San Eulogio de Córdoba cuando era abad Dadilano, al que menciona en la carta que escribió a Guillesindo, obispo de Pamplona. Tuvo San Eulogio “ocasión de admirar el espíritu de humildad y obediencia que animaba a los monjes y también su cultura literaria”, según escribe Lacarra.
Todo hace indicar que el monasterio no debía de ser muy grande. Presumiblemente estaba formado por un pequeño grupo de monjes y por algunas familias de criados encargadas del ganado y de las labores agrícolas.
Poseían los monjes algún cubilar para el ganado, un molino, huerta y árboles frutales, incluso algo de viña que les servía para elaborar vino.
Conviene tener en cuenta que en aquella época la localidad de Burgui era tan sólo uno de los pequeños núcleos de población (Burgui, Segarra, Uli, Urgue, y Cortes) que hoy quedarían integrados dentro de su actual término municipal.
El monasterio se encargaba de cobrar los diezmos, primicias y oblaciones de las iglesias que había en estas cinco poblaciones.
El historiador local Félix Sanz, de Burgui, alude a que con posterioridad a la existencia de esos cinco pequeños núcleos de población, existió la iglesia de Santa María de la Cabeza, ubicada también dentro del actual término de Burgui. Y de esta iglesia nos cuenta este historiador que dicen las crónicas que en el año 1090 el abad de Urdaspal (Burdaspal), un tal Raimundo, “intentó crear, junto a este templo una nueva villa. Para ello el abad dio a un tal Gardelio y a su hijo, clérigo, dicha iglesia; pero parece que el abad trataba de imponer unas obligaciones económicas demasiado rigurosas para los posibles futuros colonos. A quienes fueron a poblar el lugar les otorgaba ‘todo lo que pudierais o pudieran labrar en esas tierras yermas o incultas, y que nos entregueis el diezmo de las mismas’. Pero a la vez exigía a los futuros súbditos otras servidumbres un tanto arbitrarias, como la de trabajar 15 días para el monasterio recibiendo durante la quincena solo pan y vino… Ante tales pretensiones parece que no hubo quien se presentara a solicitar la vecindad para esta futura nueva villa”.
El rey Sancho Ramírez hizo donación de este monasterio el 28 de enero de 1085 al de San Salvador de Leyre, por cuya cesión, después de extinguido y arruinado, se convirtió el lugar en señorío particular.
Es de suponer que desde su vinculación con Leire tuvo un templo dedicado a la advocación de San Salvador, que de alguna manera San Salvador representaba al Cristo triunfante y glorioso del Tabor y la Resurrección.
El monasterio tenía fuera del valle un par de decanías (fincas o iglesias rurales propiedad de un monasterio), que eran las iglesias de Santa María de Olaz, en el valle de Lónguida, y la de San Martín de Ologasti, en la Canal de Berdún, junto a Aso y Miramón.

domingo, 5 de marzo de 2017

Santuario de la Virgen de Monlora en Luna

El Santuario de la Virgen de Monlora en Luna está situado en un extremo de la ancha planicie del monte de Monlora, de 650 metros de altitud. El conjunto esta conformado por el convento, la hospedería y el restaurante.
El monte de Monlora es conocido como la Atalaya de las Cinco Villas por ofrecer una espléndida panorámica de los llanos de la comarca con magníficos paisajes de fondo, al norte los Mallos de Riglos, Peña Oroel y cumbres pirenaicas, al este Sierra de Guara y al sur el Moncayo.

Historia
Según la tradición, un 21 de febrero de hace más de ochocientos años, como cantan los Gozos, la Virgen se apareció sobre una carrasca a un pastor, a quien encargó la construcción de un templo para ser venerada.
Esta carrasca fue víctima del paso del tiempo y de la devoción de los fieles quienes se llevaban ramas y trozos de corteza por su poder curativo. Actualmente frente al edificio hay un ejemplar de carrasca plantado en 1928 en recuerdo al original donde según la tradición se apareció la Virgen de Monlora.
Al principio se nombraban dos ermitaños que velaban y cuidaban de la Virgen y su ermita, y que vivían en una casa junto a la ermita, la casa de los velantes o casa de la villa y vivían de limosnas y productos del huerto que ellos mismos cuidaban.
El aumento de peregrinos hizo necesaria la reforma tanto de hospedaje como de asistencia espiritual.
El convento fue habitado por monjes franciscanos hasta mediado del siglo XIX.
El día 26 de septiembre de 1962 el obispo de Jaca, cumpliendo la bula del Papa Juan XXIII, proclamaba la Coronación Canónica de la Virgen de Monlora.
En 1992 se instaló la comunidad monástica de San Benito, monjes benedictinos que, a sus tradicionales labores religiosas, unieron otras actividades como el mantenimiento de la hospedería y la elaboración de dulces dando un importante impulso revitalizador al monasterio.
Desde el año 2002 está instalada en el monasterio la comunidad de las hermanas pobres de Santa Clara.

Patrimonio
De los edificios medievales apenas quedan unos restos de arcos de piedra. De la reforma, realizada por don Miguel de Torrero, se conserva el escudo de armas de la familia Torrero esculpido en el arco de la puerta principal, un retablo con la imagen de la Purísima y un arco conopial que daba paso del convento a la iglesia.
El convento disponía de dependencias y anexos como eran la biblioteca, el hospicio, paseos, aljibes, el calvario desde la falda a la cima del monte y las trece ermitas que completaban el conjunto.
Bajo la iglesia existen tres criptas independientes y en una de ellas los restos de veinticuatro cadáveres.
La primitiva iglesia del santuario fue renacentista, el templo actual se construyó en los años 1762 a 1765. Su planta tiene forma de cruz latina.
En su interior podemos contemplar un coro de madera de nogal, diversos altares dedicados a santos franciscanos y repartidas por la nave las imágenes de los titulares de algunas de las desaparecidas ermitas. El altar mayor, rodeado de exvotos y ofrendas de los quintos, tiene en su centro la imagen de la Virgen de Monlora, restaurada en 1962 para su canonización.
En un brazo del crucero de la nave hay una capilla dedicada a la Purísima, y en el opuesto, otra capilla dedicada al Ecce Homo donde se coloca una talla del siglo XV, de unos cuarenta centímetros, representando a Nuestro Señor atado a la Columna que es la pieza de mayor valor artístico de Monlora y que en principio estaba en la ermita de Santa Bárbara en el extremo sur de la altiplanicie pero fue llevada a la iglesia cuando protagonizó en varias ocasiones el hecho prodigioso de sudar sangre y agua; en este altar están colocadas las imágenes de San Francisco de Asís (comunidad religiosa fundadora del convento) y Santa Clara de Asís (comunidad religiosa instalada actualmente).

Monlora hoy
Monlora es actualmente un hermoso monasterio, centro de peregrinaciones, lugar idóneo a quien busca espiritualidad, paz y sosiego pero también lo es para los amantes de la naturaleza y de la aventura, un magnífico entorno para excursiones a pie y un buen viento para practicar ala delta o parapente.
Las celdas de los monjes son utilizadas como hospedería.
La romería al santuario se celebra el día 1 de mayo y tiene gran arraigo popular en toda la comarca.
Una tradición que perdura con el paso del tiempo es la despedida que los quintos, mozos y mozas, de cada año realizan ante la Virgen de Monlora.
En la tarde del 7 de septiembre se realiza la bajada de la virgen donde la peana con la imagen se lleva a hombros en procesión desde el santuario hasta la iglesia de Luna. Tras celebrarse la tradicional ofrenda de flores, la patrona preside las fiestas patronales que se celebran en su honor.

(Turismo de Zaragoza)

Monasterio de San Jerónimo - Baza

En estado que bordea lo ruinoso actualmente, con desprendimientos del tejado de su torre mudéjar, se trata de una edificación construida en 1534, con una clara funcionalidad religiosa, hasta que fue abandonado por sus propietarios con motivo de la Guerra de la Independencia. La Iglesia, que no se acabó hasta 1690, comunica su Capilla Real con el Palacio de los Enríquez, ya que su principal moradora, doña María de Luna, gustaba de evitar el tener que salir a la calle cuando quería acudir a sus actividades religiosas.
Ambos edificios son claros ejemplos del daño que ocasiona la pérdida de una actividad propia. Han servido de todo: cárcel real en 1839, parque de artillería en la guerra civil, almacén sustitutivo de Casa de Hermandad cofrade, entre otras cosas y, finalmente... edificio en peligro de desaparición.

(Granadapedia)

sábado, 4 de marzo de 2017

Monasterio de San Martiño da Cova

Magnifica iglesia construida entre los siglos XII y XIII que procede del antiguo monasterio de la orden de San Agustín cuyo priorato fue suprimido en 1824. De planta rectangular con nave y ábside, la puerta principal presenta arco de medio punto. En el interior destacan la bóveda de cañón, unas pinturas del ábside del siglo XVII que representan a la Santísima Trinidad y tres retablos de los siglos XVII y XVIII.

(Galicia enteira)


San Paio de Abeleda Orense

Magnifica iglesia construida entre los siglos XII y XIII que procede del antiguo monasterio de la orden de San Agustín cuyo priorato fue suprimido en 1824.
De planta rectangular con nave y ábside, la puerta principal presenta arco de medio punto. En el interior destacan la bóveda de cañón, unas pinturas del ábside del siglo XVII que representan a la Santísima Trinidad y tres retablos de los siglos XVII y XVIII.

(Galicia enteira)

Iglesia de San Pedro ad Vincula

Otra joya no suficientemente conocida de Madrid es la iglesia de San Pedro ad Víncula, en el casco histórico de Vallecas Villa. Construida según el proyecto de Juan de Herrera en 1600, posteriormente Ventura Rodríguez le añadió, en 1775, la torre que aún se puede ver. Nombres de lujo para un templo de impresionante fachada. Después ha sufrido otras restauraciones: la de Caballero Lasierra en 1965, y la de Ávila Jalvo entre 1996 y 2002. Es bien de interés cultural desde 1995.
La villa de Vallecas contaba con un importante núcleo de población ya desde el siglo XV; de ahí que existan varios documentos que recogen la existencia de templos en la zona donde más tarde se levantaría San Pedro ad Víncula. Pero la llegada de la corte a Madrid hace que se incremente también la población de este pueblo tan cercano, y de ahí la construcción de un templo mayor que los anteriores.
Si uno se sitúa al pie de la magnífica escalera que conduce al templo -situado además sobre una elevación-, la visión es formidable: una impresionante fachada de aparejo de estilo toledano, con una bella portada y una torre que destaca por su elegante planta, sus arcos de medio punto y el chapitel con que se remata. Torre que, por cierto, tuvo que ser sometida a una restauración cuidadosa tras sufrir un desplome parcial.
En su interior, tiene planta basilical con tres naves, y la central se cubre con una bóveda de cañón. Atesora cuadros de Rizzi y de Lucas Giordano, estos últimos explicando el milagro de la liberación de San Pedro de sus cadenas -ad vincula- por intercesión de un ángel.

(ABC VIAJAR)

jueves, 2 de marzo de 2017

Monasterio de San Martín de Caballera

Conocido también como el monasterio o convento de San Martín de Llaguri, se encuentra en el término municipal de Santa Liestra (H.), p. j. de Benabarre, en la vertiente de la sierra de Campanué, en un pequeño y escondido valle colgado sobre el río Ésera y a una hora de camino, aproximadamente, desde el despoblado de Caballera. Una de las escasas noticias documentales refiere una donación del priorato de San Martín de Caballera, en 1068, por el rey Sancho Ramírez a la sede episcopal de Roda de Isábena. En la actualidad se halla en ruinas y únicamente se mantienen en pie una parte de los muros laterales de la iglesia, el ábside y unos tramos de la cripta.
Se trata de una iglesia románica construida en los años finales del siglo xi con buena fábrica de piedra de sillería y sillarejo sin desbastar. Es de una sola nave, que estuvo abovedada lo mismo que el ábside, y de bastante altura. Careció de decoración arquitectónica y no conserva como tal más que unas simples ménsulas en nacela que sostenían la cornisa del tejado de losas en el ábside, así como cuatro ventanas tres en el ábside, en arco de medio punto y doble derrame, y otra en el muro sur, de medio punto al interior y adintelada por fuera. La puerta abre, en arco sencillo de medio punto, al mediodía.
A la cripta, situada bajo el ábside y presbiterio, se desciende desde la nave mediante una puertecita adintelada abierta junto al muro norte. Era de tres estrechas naves, divididas en tres tramos cada una, de los que todavía se mantienen en pie los del costado norte. Se cubre con bóvedas de arista sostenidas por pilastras, en los muros, y columnas con basa y capiteles lisos, rústicamente labrados. La cripta, como elemento más representativo de todo lo conservado, responde al tipo abreviado del de la antigua catedral de Roda de Isábena, que pudo tal vez servir de modelo para ésta del priorato de San Martín de Caballera.
Hasta las primeras décadas de nuestro siglo tuvo culto como ermita, aunque había sido acortada la nave mediante un muro. El edificio, totalmente desconocido hasta ahora, carece de toda referencia artística bibliográfica.

(Gran enciclopedia aragonesa)

San Martin de Villarén

Tras Villacibio, dejaremos atrás la localidad de Valdegama (con su interesante parroquia románica) y continuaremos en dirección Este por la P-620 hasta las proximidades de la población de Puentetoma, donde el estrecho vial que traíamos desemboca en la Nacional 627. Desde el cruce y tras recorrer cinco kilómetros en dirección Aguilar de Campoo, una bifurcación señalizada a la derecha nos conducirá a Villarén de Valdivia.
La iglesia rupestre de San Martín se encuentra excavada sobre una ladera caliza en la parte más elevada del caserío, encontrándose hoy, pese a su reciente puesta en valor, en deficiente estado ya que, durante siglos, fue empleada como almacén de aperos de labranza e incluso como corral de refugio para el ganado.
Se distingue al interior, tras un breve nártex o antesala de entrada, una primigenia estructura de dos naves que quedaban separadas por un soporte central hoy desaparecido. Remataban ambas en dos ábsides de planta cuadrangular recorridos a lo largo de todo su perímetro interior por una especie de banco corrido, elemento que se repite en varios de los templos de la ruta.
Lo más sobresaliente del conjunto eremítico de Villarén, amén de su notable necrópolis contigua, es una inscripción a los pies que, además de confirmarnos su dedicación a San Martín, revelaba la fecha de su consagración; sin embargo, la complicada lectura de sus caracteres epigráficos ha motivado que no haya acuerdo respecto a su datación, siendo la teoría más sólida aquella que la fecha a mediados del siglo XI, quizás aprovechando un abrigo ya utilizado desde tiempos pretéritos dada su cercanía al histórico Monte Bernorio.
A pocos kilómetros de Villarén, en Pomar de Valdivia existía otro santuario rupestre que, lamentablemente, corrió la misma suerte que la descrita en La Rebolleda.

(Arteguías)