Selección por provincias

LISTADO POR PROVINCIAS
A CORUÑA
ALAVA
ALBACETE
ALICANTE
ALMERIA
ASTURIAS
AVILA
BADAJOZ
BALEARES
BARCELONA
BURGOS
CACERES
CADIZ
CANTABRIA
CASTELLON
CEUTA
CIUDAD REAL
CORDOBA
CUENCA
GERONA
GRANADA
GUALAJARA
GUIPUZCOA
HUELVA
HUESCA
JAEN
LA RIOJA
LAS PALMAS
LEON
LERIDA
LUGO
MADRID
MALAGA
MELILLA
MURCIA
NAVARRA
ORENSE
PALENCIA
PONTEVEDRA
SALAMANCA
SEGOVIA
SEVILLA
SORIA
TARRAGONA
TENERIFE
TERUEL
TOLEDO
VALENCIA
VALLADOLID
VIZCAYA
ZAMORA
ZARAGOZA



miércoles, 3 de mayo de 2017

Monasterio de San Juan - Burgos

Este monasterio se fundó en la ciudad de Burgos en el año 1091, cuando los reyes Alfonso VI y Constanza de Borgoña hicieron donación de un pequeño centro asistencial al monje Lesmes, venido de la abadía de la Chaise-Dieu. Este personaje fue el primer prior del nuevo establecimiento y una vez muerto (1097) fue venerado como santo y enterrado en la capilla de San Juan, que cambió de nombre y fue la predecesora (se derribó el 1382) de la actual iglesia de San Lesmes.
Con el empuje inicial de la fundación se puso en funcionamiento la casa monástica, al tiempo que crecía la popularidad del centro asistencial que cuidaba la comunidad benedictina.
Con el siglo XIII llegó también una época de decadencia del centro, situación que se prolongó en el tiempo, bajando de forma alarmante el número de miembros de la comunidad; tenía cuatro monjes en el año 1400. Quizás este fue el momento en que el descenso del lugar llegó a su máximo, a partir de ahí se recuperó y aumentó la comunidad. En esta época mantuvieron diferencias con el obispo de Burgos por el control de la parroquia de San Lesmes, levantada a la sombra del monasterio de San Juan. Continuó vinculado a la Chaise-Dieu hasta que en 1437 se integró a la Congregación de San Benito de Valladolid.
En 1537 la situación del monasterio sufrió un nuevo giro a causa de un incendio que destruyó prácticamente la totalidad de monasterio, pero a pesar de estar a punto de quedar clausurado, aún se pudo levantar de nuevo. La actividad constructiva se prolongó hasta que sufrió los efectos de la desamortización. Durante la primera mitad del siglo XIX, varias desamortizaciones deshicieron el patrimonio del monasterio y del hospital de San Juan (este a partir del 1855). Los monjes fueron expulsados del monasterio y nunca más recuperó ninguna función de tipo religioso, además de perder buena parte de su patrimonio mobiliario. Se intentó utilizar las instalaciones como cuartel y hospicio, pero finalmente se puso una prisión. El huerto del convento fue utilizado más adelante para levantar unas instalaciones militares. Ahora, lo que queda del edificio monástico está ocupado por el Museo Municipal Marceliano Santa María.

(Monestirs)

No hay comentarios:

Publicar un comentario