sábado, 23 de septiembre de 2017

Catedral de Barcelona

En el Centro de la Ciudad, en pleno Barrio Gótico, se encuentra la Catedral de Barcelona, cuyo nombre completo es Catedral de la santa Cruz y de Santa Eulália, en honor de quien fue única patrona de la ciudad antes de compartir el título con La Virgen de la Mercè.
El origen más remoto de la Catedral, se sitúa entre los siglos III y IV; corresponde a una basílica de tres naves que al-Mansur destruyó en el año 925. Hacia 1046 se empezó la construcción de una nueva sede, románica. De esta, se conservan pocos elementos, ya que fue demolida a medida que avanzaban las obras del nuevo templo, iniciado en 1298 y finalizado en el siglo XV.
Quedó pendiente la fachada, que estuvo en espera durante cinco siglos y que fue construida en estilo neogótico a finales del siglo XIX. Mide 70 metros de altura.
A principios del siglo XX, se acabó el cimborio, con la estatua de Santa Elena enarbolando la Cruz, obra del escultor Eduard Alentorn.

Puertas
El acceso a la Catedral puede hacerse desde 5 puertas diferentes:
Portal de San Ivo: es ésta la más antigua y durante quinientos años fue el acceso principal de la catedral. Realizada en mármol y piedra de la montaña de Montjuic, es uno de los primeros intentos del arco ojival del gótico catalán (1298).
Encima de los pilares hay ángeles músicos sacando sus cabezas por el arco. En el tímpano se encuentra una imagen de Santa Eulalia (siglo XIV).
A cada lado de la portada hay relieves en mármol haciendo de impostas (saliente que separa los diferentes pisos de un edificio), que se creen pertenecieron a la antigua catedral románica.
Puerta de La Piedad. Llegamos a esta puerta rodeando el ábside de la catedral, en la calle de la Piedad, llamada así por el relieve que se encuentra en el tímpano de la puerta.
Es una de las entradas exteriores al claustro, con un arco conopial (arco apuntado con el vértice hacia arriba) flanqueado por unos altos y delicados pináculos (remates con figuras piramidales o cónicas).
La representación de la Piedad es una copia del original que se conserva en el Museu de la Catedral, del escultor alemán Michael Lüschner, que la esculpió en el siglo XV.
Puerta de Santa Eulalia. Se encuentra situada en la calle del Obispo y es la entrada al claustro. También está construida con un arco conopial y en el tímpano hay una escultura de Santa Eulalia. Las arquivoltas (molduras que forman una serie de arcos concéntricos decorando el arco de las portadas medievales) están labradas con finos follajes. Actualmente en restauración.
Puerta de Santa Lucía. En la calle de Santa Llucia nº1 encontramos la entrada exterior a la capilla de dicha santa, a la que también se puede acceder desde el claustro.
Se construyó a finales finales del siglo XIII en estilo románico tardío, y fue la última construcción realizada en este estilo arquitectónico en Barcelona.
La construcción es muy sobria y sencilla, sin más ornamentación externa que cinco arquivoltas semicirculares y los capiteles de la portada, esculpidos con figuras de animales, personajes y adornos vegetales.
La capilla tenía también una puerta lateral que se abría a la calle del Obispo, tapiada en el año 1821 y de la que queda el arco de recuerdo.
Puerta Principal, situada en el centro de la fachada de la plaza de la Catedral. Proyectada por el arquitecto Josep Oriol i Mestres en estilo neogótico, presenta un gran arco gótico con arquivoltas.
Está presidida en su mainel (pilar en el centro del hueco de la puerta y que la divide en dos) por una escultura de Cristo, obra del escultor Agapit Vallmitjana.
n ambos lados de la puerta hay imágenes de los apóstoles. En el pórtico hay esculturas de ángeles, profetas y reyes con un total de 76 figuras, realizadas por el escultor Joan Roig i Solé.
La Catedral tiene además dos torres laterales, idénticas, datan del siglo XIII. Ambas son ochavadas y de 53 metros de altura.
Una de las torres es la llamada de las horas o reloj, situada sobre la entrada de San Ivo. Aquí se encuentra las campanas: Eulalia (la más grande con 3 toneladas de peso) que toca las horas, y Honorata que toca los cuartos.
La estructura superior, de hierro, fue construida a finales del siglo XIX en estilo modernista.
La otra torre es la encargada de las horas eclesiásticas. En ésta hay diez campanas, todas con nombres femeninos.

(Mi Barcelona - Resumen)

No hay comentarios:

Publicar un comentario